Lunes 14 de Marzo de 2022 | Matutina para Adultos | Esperar en Dios

Esperar en Dios

“Que el Dios de la esperanza los llene de toda alegría y paz a ustedes que creen en él, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo” (Romanos 15:13, NVI).

¿Cuál fue el gran descubrimiento del siglo XXI? En opinión de William James, considerado por muchos como el fundador de la Psicología moderna, ese gran descubrimiento consistió en entender que el ser humano puede cambiar su vida al cambiar su actitud (The Speaker’s Sourcebook, p. 57).

Hoy es un hecho generalmente aceptado en el ámbito de las ciencias sociales que la vida de una persona se ve afectada, no solo por los hechos que experimenta a diario, sino especialmente por la forma en que reacciona ante esos hechos, sobre todo, si son dolorosos.

Un ejemplo que ilustra bien esta gran verdad lo encontramos en el Nuevo Testamento, en la experiencia de Ana, la profetisa. Según la Escritura, Ana era una mujer de edad muy avanzada. “Había vivido con su marido siete años desde su virginidad, y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del Templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones” (Luc. 2:36, 37).

¿Te diste cuenta de lo que dice el texto anterior? Esta mujer perdió a su marido después de solo siete años de estar casada, y durante el resto de su vida había vivido sola. Sin embargo, no se había alejado de Dios; al contrario, había seguido orando y sirviendo en el Templo.

¿Qué permitió a Ana asimilar el golpe que significó la pérdida de su esposo? Esta buena mujer se contaba entre quienes “esperaban la redención de Jerusalén” (vers. 38). Es decir, en lugar de vivir mirando hacia atrás, hacia su pasado, Ana había puesto su esperanza en el futuro, en el día cuando la promesa del nacimiento del Mesías se cumpliría. ¡Y Dios le concedió ese privilegio! En el mismo momento en que Simeón tomaba al Niño en sus brazos y alababa a Dios, Ana se presentó y pudo contemplar al Redentor de Israel.

Tú y yo también hemos sido golpeados por las injusticias de la vida. ¿Cómo reaccionaremos hoy? ¿Seguiremos lamentando nuestro pasado? Mi recomendación es que, al igual que Ana, vivamos orientados hacia el futuro, hasta el día de nuestra redención. Mientras tanto, como dice nuestro texto para hoy, “oremos para que el Dios de la esperanza nos llene de toda alegría y paz”, y “rebosemos de esperanza por el poder del Espíritu Santo”.

Dios de toda esperanza, llena hoy y siempre mi corazón de alegría y paz, mientras espero el día de mi redención.

Comparte este devocional
Deja tu comentario