Lunes 31 de Octubre de 2022 | Matutina para Menores | Como espigas

Como espigas

“Les pido que no se crean mejores de lo que realmente son. Más bien, véanse ustedes mismos según la capacidad que Dios les ha dado como seguidores de Cristo” (Romanos 12:3, TLA).

¿Eres un pequeño o un gran seguidor de Cristo? No me refiero a tu tamaño, ni a cuán fuerte eres; tampoco a lo que tienes. Esta vez me refiero a tu capacidad de ser humilde, porque es la humildad la que te capacita para reconocer bien tus puntos débiles y también tus puntos fuertes. La vida es una larga lección de humildad, pero ¡cuánto cuesta aprenderla!

Un agricultor invitó a sus hijos a visitar los nuevos campos que había comprado. Era tiempo de cosechar y quería ver si el trigo ya estaba maduro. Era la primera oportunidad de Mateo y Micaela para conocer el lugar, así que se prepararon con entusiasmo y salieron rumbo al campo junto a su papá.

Al llegar, los niños vieron una escena interesante. Mateo, con su poca experiencia en estos asuntos, preguntó:

–Papá, ¿por qué hay espigas tan inclinadas, y otras están tan erguidas? Micaela muy preocupada acotó:

–¡Oh, no! Creo que esta cosecha será terrible. La mayoría de las espigas están inclinadas, como desmayadas, seguramente no valen nada. En cambio, las que tienen la cabeza erguida sin duda serán las mejores.

¿Verdad, papá?

El padre se acercó a las espigas, tomó algunas, se las mostró a sus dos amados pero inexpertos hijos, y les dijo:

–Miren bien. ¿Ven estas espigas que con tanta altivez levantan la cabeza? Pues están enteramente vacías, y por eso pueden levantar su cabeza. Sin embargo, las que se doblan con tanta modestia, lo hacen por el peso, y están totalmente llenas de hermosos granos.

En esta historia, las espigas simbolizan a las personas. Quienes saben “inclinarse” o ser humildes resultan más nobles y útiles. Las que están “erguidas” por el orgullo o la vanidad son personas vacías y de poca utilidad. No buscan ni reciben bendición. Solo dependen de su propio entendimiento. Y así, terminan siendo desplazados. ¿Será que hay cristianos de esta clase?

Cuanto más madura y más cargada está una espiga, más baja la cabeza. Cuanto más sabia es una persona, más humilde es. Recuerda: “Véanse ustedes mismos según la capacidad que Dios les ha dado como seguidores de Cristo”. Sé un gran pero humilde seguidor.

Magaly

Comparte este devocional
Deja tu comentario