Martes 27 de Diciembre de 2022 | Matutina para Adultos | La genialidad de Dios

La genialidad de Dios

“Después que Juan fue encarcelado, Jesús fue a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios. Decía: ‘El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios se ha acercado. ¡Arrepentíos y creed en el evangelio!’ “ (Marcos 1:14, 15).

¿Cuál es, en tu opinión, la principal diferencia entre el cristianismo y las demás religiones? Creo que Timothy Keller acierta cuando escribe que, mientras la esencia de las otras religiones es que se limitan a dar consejos, la esencia del cristianismo es que trae al mundo buenas nuevas (Jesus the King, p. 16).

Hablar de “buenas nuevas” equivale, por supuesto, a hablar del “evangelio”. Esta palabra proviene del término griego euaggélion, que significa básicamente, “buenas noticias”. Aunque suene extraño, el término no nació en la iglesia cristiana. Según el erudito William Barclay, en el griego clásico, “evangelio” originalmente significaba “la recompensa dada a un mensajero por traer buenas noticias”. Para el tiempo en que nace Jesucristo, ya circulaba una inscripción romana que comenzaba con las palabras “El principio del evangelio de César Augusto”. En ella se presentaba el nacimiento del emperador romano “como el comienzo de una serie de buenas noticias para el mundo” (Palabras griegas del Nuevo Testamento, p. 77).

En el ámbito secular, evangelio significaba, por lo tanto, el anuncio de un hecho importante que había ocurrido en la historia. Aquí entra en juego, una vez más, la genialidad de Dios para comunicarse con nosotros en términos comprensibles. Cuando Marcos escribe que “Jesús fue a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios” lo que está diciendo es, básicamente, que algo muy grande ha comenzado a ocurrir en la historia de la humanidad: la buena nueva de que el reino de Dios se ha acercado, no para condenarnos, sino para que seamos salvos por él (Juan 3:17). Es decir, las mismas nuevas que dio el ángel cuando dijo a los pastores: “No temáis, porque yo os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor” (Luc. 2:10, 11).

Entonces, ¿qué convierte a la religión de Cristo en única y peculiar? En palabras del mismo Timothy Keller, que mientras las demás religiones nos dicen lo que debemos hacer para acercarnos a Dios; el cristianismo nos trae las buenas nuevas de lo que Dios ha hecho para acercarse a nosotros.

¡Gracias, Señor, por tu don inefable!

Gracias, Padre, porque antes de que te amáramos, tú nos amaste; porque antes de que te buscáramos, nos buscaste; y porque por medio de tu Hijo nos encontraste.

Comparte este devocional
Deja tu comentario