Domingo 03 de Abril de 2022 | Matutina para Menores | Dios merece toda la alabanza

Escuchar

Dios merece toda la alabanza

“Mas yo, por la abundancia de tu misericordia entraré en tu casa; me postraré en tu santo templo con reverencia” (Salmo 5:7).

Conocí un niño pequeño muy travieso en cierta iglesia que no podía estar quieto. En su casa la mamá le advirtió que, si el siguiente sábado volvía a comportarse mal, ella tendría que castigarlo. Pero en el culto divino este pequeño niño no pudo estar sentado y tranquilo. Comenzó a arrastrarse por el piso molestando y distrayendo a los hermanos. Entonces su mamá fue hasta adelante para tomarlo y sacarlo de la iglesia. Mientras lo iba sacando de la iglesia, gritó con toda su fuerza: “¡Oren por mí!” Todos en la iglesia se rieron, como puedes imaginarlo.

La reverencia es muy importante para Dios. Significa sentir un respeto profundo hacia él, sabiendo que es el Rey del universo, por lo que debemos tener una actitud de humildad y gratitud por quién es. Merece ser alabado y adorado con reverencia, no tan solo en la iglesia, sino en el hogar, en el colegio, o cuando estudiamos su Palabra u oramos. Esto significa que deberías aprender a diferenciar lo común de lo sagrado.

Así como la reverencia nos acerca más a Dios, la irreverencia cumple los objetivos del enemigo de alejarnos de él. Satanás tienta a niños, jóvenes y adultos a estar muy ocupados, y a no dedicar tiempo para adorarlo cada día. Además, a través del exceso de uso de la tecnología, los celulares, las redes sociales, los juegos en línea o los videojuegos, se debilita el autocontrol, se distrae la mente y cuesta concentrarse en las cosas de Dios. ¡Tristemente, hasta en la iglesia muchos están con sus celulares!

Elena de White dice: “Cuando los adoradores entran en el lugar de reu­nión, deben hacerlo con decoro, pasando quedamente a sus asientos. […] La conversación común, los cuchicheos y las risas no deben permitirse en la casa de culto, ni antes ni después del servicio” (CPI 360, 361).

A tu edad ya estás listo para entender y aplicar el sermón a tu vida porque ya eres capaz de comprender mejor los conceptos difíciles. Hay variadas maneras para intentar poner atención al sermón y ser reverente. Busca a Jesús de todo corazón y adóralo reverentemente, como él se merece.

Nina

Comparte este devocional
Deja tu comentario