Jueves 01 de Diciembre de 2022 | Matutina para Jóvenes | Déjate levantar

Déjate levantar

«Yo dejaré en ti gente humilde y sencilla, que pondrá su confianza en mi nombre». Sofonías 3: 12

Estoy viviendo una nueva experiencia: ser abuelo primerizo. Mi hija mayor me ha brindado la inmensa felicidad de tener una hermosa nietecita. Me impacta la inteligencia de Abigail a pesar de sus 16 meses. Cuando llego de la oficina ella corre feliz hacia mí, alza sus brazos para que la levante y la cargue. Me hace pensar en la confianza con la que Abigail se deja llevar a todas partes, siempre y cuando esté en brazos de alguien que ella conozca. Ella sabe que, en mis brazos puede descansar y estar segura.

Uno de mis pasajes favoritos es Proverbios 18: 10: «Torre fuerte es el nombre del Señor; a él correrá el justo y será levantado» (RV60). En este pasaje el Sabio compara la relación con Dios con el hecho de «ser levantados». Muchas veces en la vida, en vez de correr a los brazos de Aquel que nos ama, que nos puede levantar y dar descanso, corremos en dirección opuesta: buscamos ayuda en parientes, vecinos, hermanos, gente a nuestro alrededor y, por último, nos acordamos de Aquel que levanta al caído y que es Poderoso para levantarnos de las profundidades donde nos encontremos.

Este es el primer día del último mes del año, pero hoy también puede ser el primer día de una nueva vida, de una nueva experiencia. Hoy puedes poner a un lado todos tus pesares, sufrimientos y angustias, correr al Señor y dejar que él te levante en sus brazos poderosos. No necesitas seguir viviendo en las mismas condiciones tristes de los días pasados, no creas que es demasiado tarde, este es el día en que puedes darle un giro a tu vida y permitirle al Dios Todopoderoso que te levante de donde has caído.

Esta mañana ora diciendo: «Padre nuestro que estás en los Cielos, hoy corro a ti, porque puedo confiar en tu nombre, porque tu nombre es una torre fuerte, un lugar de refugio, un lugar donde puedo estar seguro. Ponme en un lugar alto donde el mal ya no me pueda alcanzar». Si así lo haces @Dios te responderá: «Ven a mis brazos, yo te levantaré y conmigo estarás seguro».

Comparte este devocional
Deja tu comentario