Jueves 08 de Diciembre de 2022 | Matutina para Adolescentes | Película con aroma

Película con aroma

“Los ídolos de ellos no son más que objetos de plata y oro; manos humanas les dieron forma. […] tienen ojos pero no pueden ver. Tienen oídos pero no pueden oír, y tienen nariz, perono pueden oler” (Salmo 115:4-6, NTV).

Las películas son una de las formas actuales de entretenimiento más emocionantes, diseñadas para conectarnos con todas las experiencias sensoriales posibles. Casi se puede oír el chirrido del metal cuando Supergirl lanza autobuses. Puedes correr por una calle atestada de gente en un coche de gran potencia con Matt Damon, pero sin arriesgar realmente tu vida cuando el auto choca con un camión, cortando la mitad superior de tu coche. Puedes estar con ese guapo actor en el ojo de tu mente, sin todos los riesgos que eso pueda implicar. Eso sí, no todas estas sensaciones son algo bueno.

Las películas pueden hacer esto por la nitidez de los imágenes en la pantalla grande, la opción de ver en 3D, el sonido envolvente de la acústica del cine, el movimiento de los asientos en algunas producciones, e incluso algún efecto en el aire (como el espectáculo familiar de Disney World llamado Querida, encogí a los niños, en el que los productores de la película rociaron agua sobre el público para simular un estornudo de perro).

La industria del cine está trabajando para que las películas del futuro sean aun más atractivas, y han tenido mucha práctica. Por ejemplo, el 8 de diciembre de 1959, se proyectó en los cines una de las primeras películas exitosas con sensación de olor incorporada. Se llamaba Detrás de la gran muralla. Los productores llamaron al proceso AromaRama porque, durante la película, enviaba cien aromas diferentes a través del sistema de aire acondicionado del cine. Algunos de estos olores eran los de la hierba, la explosión de petardos, la comida, el incienso, las antorchas encendidas y los caballos.

Pero, en estos momentos, se está trabajando en ideas aun más sensacionales que renovarán por completo la industria del cine. Se prevé que, en el futuro, cualquier persona que asista a una sala de cine podrá elegir el personaje con el que quiere identificarse. Entonces, llevará un casco especial con un escáner ocular incorporado que le permitirá seguir la trama de la película y vivir la parte del personaje que elija.

Eso sí que da miedo. Cuando entregamos a la industria del cine semejante control sobre nuestros sentidos, es hora de que nos demos cuenta de la realidad. Los actores y actrices del cine no suelen ser dignos de nuestra admiración y alabanza. Solo Dios merece alabanza y adoración.

Comparte este devocional
Deja tu comentario