Jueves 19 de Mayo de 2022 | Matutina para Menores | ¿Por qué obedecer a los padres?

Escuchar

¿Por qué obedecer a los padres?

“Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la dirección de tu madre” (Proverbios 1:8, RVR).

Ricardo y su padre salieron a mediodía al centro de la ciudad donde su papá le compró una bolsa de canicas y le dijo: –Vete directo a casa con tus canicas.

Pero cuando Ricardo iba por la mitad del camino, pasó por el frente de la casa de un amigo, quien lo invitó a jugar. Ricardo estaba emocionado por estrenar sus canicas nuevas, pero recordó la indicación de su padre y deseaba ser obediente, de modo que respondió a su amigo que en ese momento no podía quedarse a jugar con él. Entonces este chico, que lo conocía bien y sabía cuál era su punto débil, le dijo:

–Te apuesto que de tres juegos te gano dos.

Era demasiado para el orgullo de Ricardo, y cedió a la tentación del reto. Así fue como a tres partidos le siguieron otros tres, y otros tres, hasta el atardecer. No supo cómo pasó el tiempo y, asustado, corrió hasta su casa con su bolsa de canicas casi vacía. Allí sus padres le hablaron acerca de la importancia de obedecer y de por qué su papá le había dado una indicación específica.

Tal como vemos en esta historia, el desobedecer siempre causa tristeza y muchas consecuencias dolorosas. Se pierde mucho al desobedecer: se pierde la felicidad de uno y la de los que nos rodean. “Los niños serán más felices, mucho más felices, bajo la debida disciplina que si se los deja obrar siguiendo la sugerencia de sus impulsos no educados. La diligente y continua obediencia a las sabias reglas establecidas por los padres promoverá la felicidad de los niños tanto como honrará a Dios y hará bien a la sociedad” (CN 73). “Los padres y los hijos deben mantener una relación con Dios tan estrecha que los ángeles del cielo puedan comunicarse con ellos. Estos mensajeros celestiales son excluidos de más de un hogar donde abundan la iniquidad y la descortesía con Dios” (CN 92).

Mientras más obediente seas a tus padres, más fácil te será obedecer a Dios, especialmente cuando estés solo frente a las tentaciones y cuando lleguen las sugerencias de “amigos”. Sé obediente a tus padres y a Dios, y serás verdaderamente feliz.

Nina

Comparte este devocional
Deja tu comentario