Lunes 07 de Febrero de 2022 | Matutina para Jóvenes | Él pelea por ti

Escuchar

Él pelea por ti

«El Señor su Dios marcha al frente de ustedes y combatirá por ustedes, tal como vieron que lo hizo en Egipto». Deuteronomio 1: 30

Moisés estaba llegando al final de su vida. Este pasaje forma parte del primer discurso de despedida del gran líder. Les dice que no deben temer nada porque con ellos está un Dios que es mayor que cualquier problema que pueda presentárseles. ¿Y sabes algo? Ese Dios continúa siendo el mismo hoy.

Después de diez años de violencia en Colombia, el general Gustavo Rojas Pinilla dio un golpe de Estado a Laureano Gómez. Pero la violencia continuó, y nuestros hermanos y pastores vivieron momentos muy difíciles. Luis Flórez, un colega que vivió durante esa época, me contó que se encontraban en la iglesia de Los Naranjos, en la Bricha Santander. Durante dos semanas habían realizado reuniones para reorganizar las iglesias esparcidas por la cruenta violencia. Él y el pastor Roy Hennberg se hospedaban en la casa de un hermano.

Después de las labores de la mañana, que incluyó una ceremonia bautismal, estaban recostados en su habitación tomando un descanso para continuar en la tarde. Repentinamente se escuchó a una joven gritando:

—Huyan, pastores, que los vienen a matar.

Los dos pastores salieron hacia el templo y en el camino encontraron a los soldados, quienes por orden del comandante los encañonaron y detuvieron. Revólver en mano y bajo el efecto del alcohol, el comandante los sentenció:

—Ustedes no valen lo que vale una bala. No voy a desperdiciarlas. Si tienen propaganda religiosa nadie los salvará. Acto seguido ordenó a uno de sus soldados que revisara el cuarto donde se hospedaban.

El pastor Flórez pensó en la caja de literatura con temas bíblicos que tenía en el cuarto. Pero el soldado, después de varios minutos, regresó diciendo que no había encontrado nada. Así que después de varias horas de retención les cobraron una multa y los liberaron. El pastor Flórez regresó a la habitación y allí estaba la caja, debajo de tres bultos de maíz que le habían colocado encima y que la ocultaban de la vista. Aquel día el pastor entendió que Dios pelea por sus hijos.

No sé si estás enfrentando persecución o algún otro tipo de batalla, pero hoy @Dios te dice: «Yo marcho al frente de la juventud, yo pelearé por ti».

Comparte este devocional
Deja tu comentario