Martes 22 de Marzo de 2022 | Matutina para Adolescentes | Roosevelt pone fin a la ley seca

Escuchar

Roosevelt pone fin a la ley seca

“El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora; ninguno quepor su causa yerre es sabio” (Proverbios 20:1, RVR 95).

¿Qué tiene de maravilloso el alcohol? Por la forma en que la gente glorifica la bebida, uno pensaría que es la fuente de la juventud. Pero, en realidad, deberían admitir que todo es por dinero. En este día de la historia, en 1933, el presidente Franklin D. Roosevelt firmó la ley de ingresos sobre la cerveza y el vino, que legalizaba el consumo de alcohol en los Estados Unidos. ¿Por qué?

¿Acaso no se había bebido siempre cerveza y vino en el país? La década de 1920 fue una época en la que el gobierno de los Estados Unidos había prohibido la fabricación, la venta y el transporte de alcohol a cualquier persona en cualquier lugar, incluso en restaurantes, clubes y bares. Sin embargo, en 1933, todo eso se acabó. Atrás quedaron los días en que los agentes del FBI perseguían a los contrabandistas de alcohol por las calles, les disparaban en los callejones de los barrios residenciales y exponían a ciudadanos inocentes a las balas.

Estamos muy lejos de las décadas de 1920 y 1930. Hoy en día, los anunciantes hacen que el alcohol parezca bastante bueno, pero aquí hay algunas estadísticas estadounidenses que dan qué pensar y que dicen la verdad sobre el maloliente producto:

•Cada año mueren 88.000 personas por causas relacionadas con el alcohol.

•Alrededor de 696.000 estudiantes de entre 18 y 24 años son agredidos por alguien que ha bebido.

•Un millón de personas son detenidas anualmente por conducir bajo los efectos del alcohol.

Afortunadamente, estas cifras son menores que con respecto a hace tres décadas. Se está haciendo mucho para educar a la gente sobre los peligros de beber y conducir, pero incluso una sola muerte es demasiado.

Por favor, no bebas y conduzcas. Mejor aun, no bebas. La lista de ventajas de abstenerse del alcohol es casi interminable. A veces, nos engañamos pensando que la gente nos mirará mal si decimos que no bebemos.

Sin embargo, la verdad es que la gente suele respetar a los que adoptan una postura y la mantienen. Cuando tomes la decisión de evitar el alcohol, serás respetado y también salvarás vidas.

Comparte este devocional
Deja tu comentario