Matutina para Adolescentes | Martes 12 de Marzo de 2024 | Mi escudo

Mi escudo

«Te cubrirá con sus alas, y bajo ellas estarás seguro. ¡Su fidelidad te protegerá como un escudo!» (Salmo 91:4)

TOMA UN MECHÓN DE TU PELO. AHORA IMAGINA ALGO 500 veces más delgado. Increíble ¿verdad? La nanotecnología tiene que ver con el desarrollo de soluciones a esta escala. Un ejemplo práctico de la aplicación de esta tecnología fue el desarrollo de un spray impermeabilizante que crea una película capaz de hacer que superficies como tapizados, parabrisas e incluso teléfonos móviles sean impermeables a diversos tipos de líquidos. El cepillo de dientes antimicrobiano también es un ejemplo del uso de la nanotecnología. El nanocompuesto antimicrobiano que recubre el cepillo de dientes crea una película invisible, conocida como » bac-block», que contiene diminutos iones de plata, lo que hace que el producto sea a prueba de bacterias.

En el transcurso del día, también podemos vernos afectados, por pequeñas desavenencias, palabras y miradas maliciosas, o incluso por problemas que parecen persistir a lo largo del tiempo. Sin embargo, con la ayuda de la «nanotecnología celestial» es posible protegernos de los malos sentimientos que insisten en entrar a nuestra mente y nuestro corazón. Pero ¿qué se puede hacer para estar protegido? Basta con pedirlo a Dios en oración como lo hace el salmista en el capítulo 91 de Salmos, revelando la certeza del amor, el cuidado y el consuelo que solo la protección divina puede ofrecernos.

El Salmo 91 cita la verdad de Dios como un escudo, que nos protege de pequeños y grandes ataques. El escudo se menciona precisamente porque en nuestra travesía habrá DURAS BATALLAS. Sin embargo, es en medio de las batallas donde reconocemos la bendición de poder confiar en un Dios que nunca ha faltado su palabra.

Decifra la frase escrita enseguida:

escudo Dios es y fortaleza mi mi

______________________________________________________________

Hay un mensaje especial para ti:  Domingo 09 de Abril de 2023 | Matutina para Adolescentes | ¡Bueno para todos!
Comparte este devocional
Deja tu comentario