Matutina para Menores | Martes 06 de Febrero de 2024 | La mariposa luna

La mariposa luna

“En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, cuando suene el último toque de trompeta. […] seremos transformados” 1 Corintios 15:52.

¿Alguna vez quisiste chasquear los dedos y cambiar el color de tu cabello, la forma de tu nariz o tu habilidad para los deportes? ¿Sabes algo? La Biblia dice que cuando Jesús venga seremos transformados. Esto me recuerda la transformación de la mariposa luna, que pasa de ser un pequeño huevecillo blanco para convertirse en una hermosa mariposa.

El pequeño huevecillo blanco se deposita en la parte superior de una hoja de roble, nogal americano o sauce. La madre polilla elige cuidadosamente la hoja para que cuando la cría de polilla emerja, tenga algo delicioso que comer. Cuando salen del cascarón, los gusanitos u orugas tienen un apetito enorme y comen desde la mañana hasta la noche. Entonces, del mismo modo que tú vas dejando tu ropa porque empieza a quedarte apretada, a la oruga le va quedando pequeña la piel, que se abre y deja salir una oruga más grande y de colores más brillantes. Esto ocurre tres veces más. Ocho semanas después, la oruga encuentra un lugar donde descansar. Entonces, hila un capullo gris pálido o blanco, encerrado en una hoja para disimular.

Durante todo el invierno se produce un milagro dentro del capullo. Y cuando los días se hacen más largos y cálidos, la mariposa luna despierta y emerge como una de las grandes maravillas de la naturaleza. Si nunca has visto una mariposa luna, intenta encontrar una foto a color de una en un libro o busca en internet con la ayuda de un adulto. Son de color verde pálido y uno de los insectos más hermosos de la naturaleza.

A veces, no estamos satisfechos con alguna característica de nosotros mismos, y desearíamos cambiar. Sin embargo, así como la oruga tarda en transformarse en la mariposa luna, nuestro mejor aprendizaje ocurre cuando crecemos a través de distintas etapas o experiencias. Igual que la mariposa luna.

Dee

Comparte este devocional
Deja tu comentario