Matutina para Menores | Viernes 19 de Abril de 2024 | Los gusanos de seda

Los gusanos de seda

“Durante cuarenta años yo los he guiado por el desierto, y en ese tiempo no se les ha gastado la ropa ni el calzado” Deuteronomio 29:5.

¡Menudo milagro! Los hijos de Israel vagaron durante cuarenta años por el desierto y no necesitaron ropa o zapatos nuevos. No sé de qué tipo de material estaba hecha su ropa, pero podría haber sido de seda.

Aproximadamente tres mil años antes de que Jesús naciera en Belén, se producía mucha seda en China. La seda se menciona incluso en varios lugares de la Biblia. Pero ¿sabes cómo se obtiene la seda? El algodón y el lino se obtienen de las plantas, la lana procede de las ovejas y la seda la obtenemos gracias a los gusanos.

Los chinos descubrieron que el capullo del gusano de seda está formado por fibras de seda y cuando estas fibras se desenredan, se pueden entretejer para hacer tela. Los secretos de la fabricación de la seda empezaron en China, pero ahora son bien conocidos en todo el mundo. Los gusanos de seda se crían en granjas, igual que el algodón o las ovejas. Estos gusanos se crían en grandes espacios y se alimentan con una dieta constante de las hojas más finas hasta que pasan a la fase de hilado del capullo.

El hilo que sale de la boca del gusano de seda es transparente, pero se endurece para formar esta fibra sedosa. Cada fibra está formada por dos hebras retorcidas, que salen de dos glándulas de la boca de la oruga. Un pequeño gusano de seda puede hilar casi dos kilómetros de filamento, pero solo una parte puede utilizarse para fabricar material. A menudo, se hilan ocho o diez filamentos juntos para hacer un hilo lo suficientemente fuerte como para poder hacer la tela.

Si puedes ir a una tienda de telas, busca una de seda y tócala. ¿No te parece asombroso que Jesús haya creado un humilde gusano, que tejiendo unos finos hilos produce uno de los materiales más bellos del mundo?

Dee

Hay un mensaje especial para ti:  Viernes 02 de Septiembre de 2022 | Matutina para Menores | Escaleras y escalones
Comparte este devocional
Deja tu comentario