Miércoles 11 de Mayo de 2022 | Matutina para Jóvenes | Paz por todas partes

Paz por todas partes

«Pero ahora el Señor mi Dios nos ha dado calma en todas partes, pues no tenemos enemigos ni calamidades». 1 Reyes 5: 4

Su vida había estado llena de penurias. Siendo muy niña, su padre y toda su familia debieron abandonar su finca, sus animales y sus cultivos debido a la constante incursión de los grupos alzados en armas por la región. Tratando de proteger a sus hijas e hijos del reclutamiento forzado, la familia había tomado la difícil decisión de mudarse a la ciudad.

Llegaron con las manos vacías, pero con el corazón cargado de esperanza e ilusiones. De esa manera comenzó una etapa difícil para ella. Tenían que hacerle frente a la soledad, al hacinamiento y a la invisibilidad de las grandes ciudades. Todos tuvieron que buscar trabajo para poder sobrevivir en su nuevo hábitat. Ella conoció a un joven que le pareció maravilloso y con quien contrajo matrimonio rápidamente.

Poco tiempo después, la iglesia inició un programa de impacto a través del servicio a la comunidad. En una de esas jornadas ella conoció a Jesús y a la iglesia. Abrió su corazón a la verdad y aceptó a Jesús como su Salvador personal. Estuvo dispuesta a separarse de su esposo cuando este se opuso a su bautismo. Cuando en la empresa se enteraron de que ahora no trabajaría los sábados sencillamente la despidieron sin muchas explicaciones. Cuando la falta de su salario hizo que las dificultades fuesen mayores decidió orar para buscar fortaleza y sostén en Dios. En una campaña realizada en la ciudad su esposo decidió unirse a la iglesia a través del bautismo. Igual que su esposa, perdió su trabajo, pero ambos decidieron mantenerse firmes, unidos y fieles. Dios tenía cosas mejores para ellos.

Pasó el tiempo, y la iglesia abrió una convocatoria para cubrir algunas vacantes de empleo y, de esa forma, ambos fueron empleados por la iglesia. Desde ese momento desaparecieron la angustia y el temor. La paz se alojó en la vida de ellos, y los acompaña a todas partes, vino para quedarse.

La paz real y segura es la que el Cielo nos proporciona. Miles de personas buscan tener paz y darían cualquier cosa por unos minutos de paz, pero en este mundo es muy difícil encontrarla. Por eso @Dios te dice hoy: «Solo yo puedo darte paz y calma en todos los aspectos de tu vida».

Comparte este devocional
Deja tu comentario