Miércoles 22 de Diciembre de 2021 | Matutina para Adolescentes | Judas

Judas

“Después de decir esto, Jesús se sintió profundamente conmovido, y añadió con toda claridad: ‘Les aseguro que uno de ustedes me va a traicionar’ ” (Juan 13:21).

La última cena de los discípulos con Jesús llegó a su fin con una noticia triste: uno de ellos lo traicionaría. La mayoría de los lectores asumen que Jesús expuso a Judas y sus intenciones ante el resto de los discípulos. Después de todo, cuando Pedro le pregunta quién sería el traidor, Jesús responde: “Aquel a quien yo le dé este pedazo de pan que voy a mojar en el plato” (Juan 13:26, NVI), y luego de mojar el pan se lo entrega a Judas y le dice: “Lo que vas a hacer, hazlo pronto” (vers. 27, NVI). Claramente Jesús indicó quién sería el traidor. ¿Será realmente así?

Para que Jesús pudiera entregarle un trozo de pan, este debía estar comiendo muy cerca de él. Jesús y sus discípulos no estaban sentados en una mesa como se muestra en la famosa pintura de Leonardo da Vinci “La Última Cena”. En los tiempos del Nuevo Testamento, las personas se reclinaban durante los banquetes y comidas formales. Así que Judas debía estar justo al lado de Jesús para que este lo alcanzara. Ese era el puesto de mayor honor para un invitado en la sociedad del Nuevo Testamento. Además, compartir con alguien durante la comida pan bañado en salsa, era una expresión de honor y amistad.

D. J. Williams comenta, en Diccionario de Jesús y los Evangelios: “Debemos tomar la acción de Jesús como un gesto amistoso hacia Judas, a pesar de que conocía muy bien las verdaderas intenciones del discípulo. Ese gesto fue la última apelación para que el corazón de Judas cambiara su rumbo. Sus palabras “lo que vas a hacer, hazlo pronto” […] en efecto, eran una exigencia para que decidiera responder a la amistad de Jesús o traicionarlo”.

Cuando Judas tomó la decisión final de traicionar a Jesús, los otros discípulos aún no tenían idea de lo que estaba pasando. Como Judas era el tesorero del grupo, dedujeron que Jesús le estaba ordenando comprar suministros para la Pascua, o donar fondos a los pobres (vers. 28, 29).

A pesar de lo que había decidido hacer, Jesús seguía amando a Judas y no cesó de demostrarle ese amor. Incluso en ese momento le estaba dando una oportunidad para que cambiara de opinión. Incluso cuando Judas trajo a la guardia del Templo para capturar a Jesús en el Getsemaní, Jesús lo llamó “amigo” (Mat. 26:50). El amor de Jesús nunca se rinde con ninguno de nosotros.

GW

Comparte este devocional
Deja tu comentario