Sábado 30 de Julio de 2022 | Matutina para Adolescentes | Feliz cumpleaños, Henry

Henry Ford

Feliz cumpleaños, Henry

“¡Gracias por hacerme tan maravillosamente complejo! Tu finotrabajo es maravilloso, lo sé muy bien” (Salmo 139:14, NTV).

Henry Ford se hizo famoso por fabricar automóviles, aunque no empezó haciendo autos. Nació el 30 de julio de 1863 y su padre esperaba que siguiera la tradición familiar de dedicarse a la agricultura. Pero, a Henry no le gustaba ese trabajo y, cuando su padre le dio 16 hectáreas para que empezara a cultivar por su cuenta, Henry se pasó la mayor parte del tiempo intentando construir una locomotora agrícola y un carruaje de vapor. Finalmente, se trasladó a Detroit, donde consiguió trabajo; y su tiempo libre lo dedicó a intentar construir un automóvil con motor de gasolina. ¡Y lo consiguió! No tenía frenos, pero corría.

Finalmente, Henry convenció a suficientes personas para que invirtieran en sus ideas, y comenzó a fabricar coches. A pesar de que sus dos primeras empresas fracasaron, logró convencer a más inversores de que realmente podía hacer un coche que la gente compraría, y lo intentó de nuevo. El Modelo A fue un éxito y, en 1909, Henry decidió fabricar un solo modelo: el T. Sin embargo, se tardaba trece horas en fabricar cada coche y el precio de venta, 850 dólares, era demasiado caro para la mayoría de la gente.

Así que Henry introdujo la línea de montaje. No era una idea nueva, pero él fue el primero que realmente la hizo funcionar. Era así: los primeros trabajadores soldaban el chasis del coche, y otros ponían las ruedas. A continuación, se colo­ca­ba el motor y otras piezas importantes. Luego, la carrocería metálica; y después los asientos, las puertas y, tal vez, un claxon. Por último, una capa de pintura. Lo que antes llevaba doce horas y media en completarse ahora demoraba solo noventa minutos, lo que ayudó a que bajaran los costos de producción. Entonces, Henry decidió duplicar los salarios de sus empleados (de 2,50 dólares al día a la asombrosa suma de 5 dólares). Los ejecutivos pensaron que estaba loco, pero

Henry los convenció de que, si los empleados ganaban más dinero, comprarían automóviles construidos allí mismo en la fábrica de Ford, lo que sería una forma de publicidad. Y funcionó. Los empleados compraron autos y otras personas siguieron su ejemplo. Para 1927, Henry Ford ya había vendido más de quince millones de modelos T, y había conseguido que el precio bajara a solo 260 dólares.

La cadena de montaje de Ford es algo genial pero, felizmente, Dios no nos creó a ti y a mí de esa manera. Si lo hubiera hecho, todos nos veríamos iguales y actuaríamos del mismo modo. Jesús nos formó a cada uno de nosotros a la imagen de Dios y no hay dos seres humanos que sean exactamente iguales. ¿No te alegra?

Hay un mensaje especial para ti:  Matutina para Adolescentes | Miércoles 20 de Marzo de 2024 | ¡Solo tú!
Comparte este devocional
Deja tu comentario