Viernes 14 de Octubre de 2022 | Matutina para Jóvenes | Serás lo que quieras ser

Serás lo que quieras ser

«Ciertamente, el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida». Salmo 23: 6, RV95

Hoy cuando pienso en Rosalba, siento tristeza de lo que los seres humanos somos capaces de hacer para encontrar un poco de diversión, sin importarnos a quién dañamos en el camino. Ella enfermaba casi a diario, pero no era una persona enferma, era lo que hoy llamamos «hipocondríaca», pues le pasaba todo lo que los demás decían que le ocurría. Te cuento: cuando cualquiera de nosotros le preguntaba: «¿Qué le pasa a tu cara? Porque la veo «hinchada»? Ella inmediatamente creía que su cara estaba hinchada y se angustiaba por su cara «hinchada», y al final terminaba con la cara verdaderamente hinchada. O alguno la tocaba y le decía: «Hoy amaneciste con fiebre», ella asentía y, para el final del día, tenía fiebre de verdad.

Hay muchas personas así, van por la vida cargadas de temores y preocupaciones, temiendo siempre lo peor y esperando siempre lo peor hasta el punto que dejan de vivir. La vida para ellos pierde atractivo porque su mente les vaticina siempre alguna catástrofe. Cuando David escribió el Salmo 23 ya estaba avanzado en años. Había vivido tragedias y frustraciones. Había experimentado todo lo habido y por haber, todo lo bueno y lo malo que la vida pudo ofrecerle. Pero también había llegado a conocer a Dios, al Dios que restaura la vida y quita el temor. Aunque es posible que David viera negras nubes en el horizonte, él estaba seguro de que con un Dios como el suyo, el sol brillaría al día siguiente.

Hoy tú y yo oímos hablar mucho con respecto a la maldad de los hombres y la destrucción del mundo. Sabemos que existen bombas que pueden destruir ciudades enteras en una sola detonación. Los medios de comunicación en segundos nos saturan con imágenes de las desgracias que sacuden nuestro mundo y nos hacen temer. Pero cuando nuestra mente se vuelve a la imagen del amante Pastor Jesús, sentimos la confianza de que él ha de guiamos a través de los valles oscuros.

En el Salmo 23 David nos muestra una mentalidad esperanzadora, una disposición a confiar en que con Dios las cosas van a ser mejor. La esperanza es el motivador de vida por excelencia. Aprendamos a vivir cada día de nuestra existencia tomados de la mano del Pastor de las ovejas. Dejemos que @Dios nos lleve por los senderos del bien y la misericordia.

Comparte este devocional
Deja tu comentario