Viernes 21 de Octubre de 2022 | Matutina para Mujeres | Mi viaje en mochila

Mi viaje en mochila

“Unos hombres llegaron cargando a un paralítico en una camilla. Trataron de llevarlo dentro, a donde estaba Jesús” (Luc. 5:18, NTV).

Kevan Chandler irradia felicidad. Lo estoy entrevistando por Internet, desde Londres. Pero hay algo acerca de este jovial pelirrojo que acorta las distancias y hace que sienta que estoy a su lado, en una confitería en Front Wayne, Indiana. Kevan me cuenta chistes acerca de su silla de ruedas y de cómo es vivir con atrofia muscular espinal (AME). Con oraciones largas y sin apuro, me explica cómo terminó viajando por Europa dentro de una mochila de mochilero.

Kevan estaba en la universidad, estudiando Consejería y Ministerio a las Prisiones, cuando él y sus amigos decidieron explorar las cloacas de su vecindario. No entiendo por qué alguien querría andar por las tuberías de las cloacas, pero Kevan dice que se inspiraron en las Tortugas Ninja. Como no podían llevar la silla de ruedas, sus amigos decidieron cargarlo en una mochila de las que usan los mochileros (Kevan pesa solo 32 kg). Y fue allí, en lo profundo de las cloacas, donde se les ocurrió planear el próximo viaje.

Kevan siempre había soñado con conocer Europa, pero no podía acceder en silla de ruedas a los lugares que él quería visitar. Por eso, después de diseñar una nueva mochila, en junio de 2016, partió con un grupo de amigos a pasar tres semanas recorriendo Francia, Inglaterra e Irlanda. Cuatro amigos lo cargaban por turnos, mientras otros dos filmaban la experiencia. “Después de todo, si vas a hacer algo alocado, deberías filmarlo. ¿No es cierto?”

El desafío trajo muchas bendiciones. “Una de las más grandes del viaje fue ver el Reino de Dios manifestarse en la Tierra”. Durante los últimos días de la aventura, conmovido por la experiencia, Kevan le preguntó a Dios por qué sus amigos habían estado dispuestos a cargarlo por Europa durante largos días. “Dios me dijo claramente: Porque te aman, de la misma manera que yo te amo a ti. Mi amor fluye a través de ellos”.

Al regresar de Europa, el video de Kevan y su viaje en mochila se viralizó. Entonces, Kevan fundó una organización sin fines de lucro, “We Carry Kevan” (Cargamos a Kevan), para inspirar a las personas a considerar la accesibilidad desde un punto de vista comunitario. Kevan cree que la accesibilidad “tendrá menos que ver con construir rampas y más con que haya personas dispuestas a ayudarse las unas a las otras”.

Señor, quiero ser como los amigos que cargaron al hombre paralítico y aun quitaron tejas del techo para acercarlo a Jesús. La accesibilidad física y espiritual depende más del amor de una comunidad que de los recursos. ¡Enséñame a amar!

Comparte este devocional
Deja tu comentario

1 comentario
A %d blogueros les gusta esto: