Viernes 28 de Enero de 2022 | Matutina para Mujeres | Transformada

Escuchar

Transformada

“Pues todo lo puedo hacer por medio de Cristo, quien me da las fuerzas” (Fil. 4:13, NTV).

Brittni De La Mora comenzó a trabajar en la industria pornográfica cuando tenía tan solo 18 años. Ella participó en más de trescientas películas, a lo largo de siete años, hasta que Dios la llamó por medio de un versículo del libro de Apocalipsis. Hace unos meses tuve el privilegio de entrevistar a Brittni. Ella me contó que, poco después de comenzar a trabajar en la industria pornográfica, comenzó a consumir drogas y se volvió adicta a la heroína. Aunque ganaba muchísimo dinero, Brittni a menudo tenía dificultades para pagar el alquiler de su casa, porque estaba gastando demasiado en solventar su adicción y en un estilo de vida lujoso. Estaba tan deprimida que intentó suicidarse. Sin embargo, Dios intervino milagrosamente y salvó su vida.

Un día, su abuela la invitó a asistir a la iglesia y Brittni aceptó. Mientras continuaba trabajando en la industria pornográfica, asistía a la iglesia esporádicamente, y allí recibió una Biblia de regalo. Tiempo después, cuando estaba por volar a Las Vegas para filmar una escena, se sintió inspirada a empacar su Biblia. En el avión, Brittni comenzó a leer el libro de Apocalipsis. Llegó al capítulo 2 y se enfrentó con estas palabras: “Pero tengo una queja en tu contra. Permites que esa mujer… lleve a mis siervos por mal camino… Le di tiempo para que se arrepintiera, pero ella no quiere abandonar su inmoralidad. Por lo tanto, la arrojaré en una cama de sufrimiento, y los que cometen adulterio con ella sufrirán terriblemente” (Apoc. 2:20-22, NTV). Al leer estas palabras, Brittni comenzó a llorar arrepentida. Ella oró: “Lo siento tanto, Señor. ¡No tenía idea de que esto es lo que piensas acerca de lo que hago!”

Luego de dejar la industria pornográfica, Brittni comenzó a asistir a la iglesia regularmente y consiguió un trabajo como agente de bienes raíces. Tiempo después, Brittni se casó con el pastor Richard De La Mora. Recientemente, ambos fueron invitados a dirigir “XXX Church” (Iglesia XXX), un sitio web que se dedica a ayudar a las personas que luchan con la pornografía y a la gente que trabaja en la industria pornográfica. Los últimos seis años de la vida de Brittni están marcados por un cambio sorprendente. “La única razón por la que me encuentro donde estoy hoy, completamente liberada y transformada”, me dijo ella, “es porque cada día dependo del Señor. No puedo hacerlo sola. Pero cuando invito la presencia de Dios a mi vida, también invito su fortaleza”.

Señor, te invito a que vengas con tu presencia y tu fortaleza a mi vida. Quiero que me transformes por completo y me uses para tu gloria. Amén.

Comparte este devocional
Deja tu comentario

2 comentarios
A %d blogueros les gusta esto: