Viernes 30 de Septiembre de 2022 | Matutina para Adolescentes | Conoce a los Picapiedra

Escuchar

Conoce a los Picapiedra

“Buen remedio es el corazón alegre, pero el ánimotriste resta energías” (Proverbios 17:22, DHH).

El 30 de septiembre de 1960, en la cadena de televisión estadounidense ABC, se estrenó la serie de televisión animada Los Picapiedra. William Hanna y Joseph Barbera crearon el programa de media hora, dando a los espectadores una mirada a las vidas y travesuras de dos familias prehistóricas. Era nuevo. Era divertido. Y la serie tuvo un éxito inmediato. Según la historia, Pedro y Wilma Picapiedra, y sus mejores amigos, Pablo y Betty Mármol, viven en una ciudad prehistórica llamada Bedrock [la cama de piedra]. La pareja se enfrenta a los problemas cotidianos de una familia normal. Fred y Barney trabajan en la cantera, y Wilma y Betty son amas de casa.

Los hombres conducen un troncomóvil con ruedas de piedra y un toldo como techo. Después de la jornada laboral, las familias hacen cosas típicas con sus amigos: van a jugar a los bolos, ven películas y asisten a la “Logia de los Búfalos Mojados”. Incluso tienen mascotas: un bebé dinosaurio y un tigre de dientes de sable. En 1962 y 1963, Pebbles y Bamm-Bamm aparecieron como hija e hijo adoptivos de los Picapiedra y los Mármol, respectivamente.

Los Picapiedra se convirtió en la sit-com animada de mayor duración en el horario de máxima audiencia. Se estrenó el 30 de septiembre de 1960 y obtuvo índices de audiencia muy altos en su primera temporada, demostrando que los dibujos animados en horario de mayor encendido podían tener éxito en la televisión. Los Picapiedra no era solo para niños, sino que se creó para atraer a toda la familia. Fue muy popular entre los adolescentes y, cuando empezó a bajar el nivel de audiencia en 1967, se volvió a emitir como una forma de “televisión para niños”. En esa época, los dibujos animados solían durar solo unos minutos, pero los Picapiedra cambiaron esa tradición, ya que duraban media hora completa.

Es divertido sentarse a ver una película con la familia de vez en cuando. No es buena idea hacer de la televisión el centro de la vida familiar, pero unos pocos programas bien elegidos pueden ayudar a que la familia se divierta junta.

Por desgracia, la familia media ve televisión con demasiada frecuencia y en exceso. Dios sabe que la risa es como una medicina y puede ayudarnos a estar sanos, pero demasiado de algo bueno también puede ser perjudicial.

Comparte este devocional
Deja tu comentario