Domingo 13 de Febrero de 2022 | Matutina para Adolescentes | Los primeros quintillizos vivos registrados

Escuchar

Los primeros quintillizos vivos registrados

“¡Gracias por hacerme tan maravillosamente complejo! Tu fino trabajoes maravilloso, lo sé muy bien” (Salmo 139:14, NTV).

¿Alguna vez has mirado a través del vidrio de una guardería de hospital y has observado a todos esos recién nacidos en sus cunas? Ahora imagina que todos esos bebés retorciéndose, moviendo las manos, llorando y con la cara roja, pertenecen a la misma madre. Los bebés son bonitos, pero eso sería demasiado, puede que digas.

La señora Edna Beecham Kanouse, de Watertown, Wisconsin, Estados Unidos, tuvo quintillizos el 13 de febrero de 1875. ¿Quintillizos? Son cinco bebés; y todos eran varones. ¿Te imaginas cuidar a cinco bebés al mismo tiempo? Un solo niño puede ser, pero ¿cinco? Otras historias de quintillizos en ese país se remontan a los años 1776 y 1800 pero, por desgracia, todos esos bebés perdieron sus pequeñas vidas poco después de empezarlas. Los bebés de la Sra. Kanouse fueron los primeros quintillizos que vivieron al menos dos semanas.

Las probabilidades de tener partos múltiples disminuyen con cada bebé que se añade al conjunto. La probabilidad de que una pareja, en forma natural, tenga gemelos es de 1 entre 90. La probabilidad de que sean gemelos idénticos es de 1 entre 250. La probabilidad de que nazcan trillizos de forma natural es de 1 entre 8.100. Si hablamos de cuatrillizos, es de 1 entre 729.000; y la probabilidad de tener quintillizos nacidos de forma natural es de 1 entre 55 millones. Son cifras alucinantes. Y ¿si una madre tiene dos pares de gemelos? Se cree que la probabilidad de tener cuatrillizos naturales formados por dos conjuntos de gemelos es de 1 entre 36 millones.

¿Podemos siquiera comprender esta complejidad?

Sin embargo, es posible que las estadísticas más sorprendentes sean las de una familia de California que dio a luz a cuatro niños idénticos en 1997; y las de dos familias, una en California y otra en Washington, que tuvieron cuatro niñas idénticas en 2002. ¿Imposible, dices tú? Casi. La probabilidad de que nazcan cuatrillizos idénticos de forma natural es de 1 entre 600 millones.

¡Increíble! No hay nada más que decir, excepto que estamos hechos de forma maravillosa. El cuerpo humano ya es intrincadamente complejo, y el milagro del nacimiento eleva esa complejidad a la estratosfera. El increíble acontecimiento de tener conjuntos idénticos de bebés, hechos a imagen y semejanza de Dios, es verdaderamente asombroso e inspirador. Solo podemos esperar en la presencia de Dios, preguntándonos qué hará a continuación.

Comparte este devocional
Deja tu comentario