Matutina para Jóvenes | Miércoles 15 de Mayo de 2024 | Y tú, ¿tienes metas en la vida?

El Dr. Miller demuestra la máquina para fabricar leche de soja en la escuela secundaria Sam Yuk de Hong Kong, c. 1958.
Del  
repositorio de imágenes digitales del adventismo en China . Consultado el 5 de abril de 2023. www.adventistminchina.org.

Y tú, ¿tienes metas en la vida?

«¡Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús!» (Filipenses 3:14).

El doctor Harry Miller conocía el significado y el efecto de tener un blanco y disparar con la intención de dar en el centro. Temprano en su carrera médica aprendió que, si una enfermedad puede prevenirse, no es necesario curarla.

Decididos a llevar el evangelio de la medicina preventiva al mundo, el doctor Miller y su esposa, también una facultativa, decidieron ir a trabajar a China. Otros dos médicos y dos enfermeras se dispusieron a acompañarlos. El secretario de la misión en China quedó muy complacido con el apoyo, pero les dijo: «China los necesita, pero la misión carece de fondos para enviarlos». Si realmente estaban convencidos de que debían ir a la China, tendrían que encontrar los recursos necesarios en otra parte.

A través de los años, su dedicación a la obra lo indujo a destinar la mayor parte de sus honorarios médicos y los derechos de autor de sus libros para ayudar a los hospitales y otras instituciones de la iglesia. En lugar de tener una limusina conducida por un chofer particular, él mismo manejaba su viejo automóvil Dodge. Vivía en una casa modesta antes que en una mansión, como habría podido vivir.

Sentía compasión por los orientales que padecían hambre. Convencido de que el frijol de soya era la clave para alimentar a los pobres del mundo, convirtió ese frijol común en leche, la cual hasta el día de hoy continúa salvando las vidas de miles de bebés. Sin embargo, este objetivo no lo realizó con facilidad. Tuvo que encontrar un procedimiento para fabricar leche a bajo costo, y también hacer que su sabor fuera agradable para beberla. El doctor Miller fue ridiculizado mientras trabajaba en este proyecto, pero finalmente logró su objetivo de alimentar con leche de soya a miles de bebés que de otro modo habrían muerto.

En la actualidad muchas ramas de su obra continúan en funcionamiento, como monumentos a sus tremendos esfuerzos por alcanzar las metas que se proponía.

El doctor Harry Miller tenía metas definidas y se esforzaba conscientemente para alcanzarlas. ¿Cuáles son tus metas? ¿Estás haciendo lo necesario para alcanzarlas? Hoy cumple tu parte y Dios hará el resto. «Cuando nuestra voluntad coopera con la voluntad de Dios, llegamos a ser omnipotentes» (Palabras de vida del gran Maestro, p. 272).

Hay un mensaje especial para ti:  Martes 28 de Diciembre de 2021 | Matutina para Jóvenes | Música en el cielo
Comparte este devocional
Deja tu comentario