Jueves 22 de Diciembre de 2022 | Matutina para Menores | La papa o las letras de plástico

La papa o las letras de plástico

“Manténganse libres del amor al dinero, y conténtense con lo que tienen” (Hebreos 13:5 p.p., NVI).

Hace un tiempo vi un curioso video en YouTube. Era un compilado de videos cortos enviados por diferentes padres.

Ellos habían grabado las reacciones de sus hijos al regalarles cosas que ellos no esperaban para la Navidad. Como te puedes imaginar, ¡había regalos muy graciosos! Sándwiches mordidos, brócolis… ¡de todo!

El video que más me sorprendió e hizo pensar fue el de dos hermanitos. Ambos tenían regalos bastante ridículos. Uno tenía una papa cruda, y el otro, tres letras de plástico. El niño que recibió las letras de plástico comenzó a quejarse automáticamente. ¡No lo podía creer! ¿Letras plásticas como regalo de Navidad? ¿Por qué tenía tanta mala suerte? ¿Acaso sus padres no sabían lo que él realmente quería? Mientras él se quejaba, ¡tendrías que haber visto a su hermano! Primero se sorprendió. Sin embargo, luego, parecía que nunca hubiera visto una papa en su vida. La levantaba en el aire y sonreía, como diciendo: “¡Qué afortunado soy, tengo una papa para mí solo!”

El momento crucial ocurrió cuando el niño de las letras de plástico vio cómo reaccionaba su hermano. ¿Qué crees que pasó? Enojado y llorando, dijo: “Él recibió lo mejor, y yo lo peor. ¡Qué injusto!” Mientras se iba, los padres preguntaron al niño de la papa si le gustaba su regalo. Sonriendo, dijo: “¡Sí!” De paso, ¿no te parece que tres letras de plástico eran mejor regalo que una papa?

¿Sabes? Me encantó ver la reacción del niño de la papa. Tanta gratitud y alegría manifestó que hasta convenció a su hermano, con su actitud, de que su papa ¡era el mejor regalo! Aunque su primera expresión no fue de “amor a primera vista” por la papa, decidió ser feliz y estar agradecido por lo que tenía.

En la vida, todos hemos recibido regalos. Hay quienes han recibidos más, sin duda. Tal vez una casa más bonita, más ropa, más juguetes… Otros han recibido “una papa”, tal vez menos juguetes, ropa no tan bonita, una casa sencilla… Pero muchas veces la actitud de una persona cuenta más que lo que tenga.

Sea que en la vida tengas “las letras de plástico” o “la papa” (muchas cosas o no), sé agradecido. Tu actitud y contentamiento frente a lo que poseas será el factor más importante para que siempre seas feliz.

Cinthya

Comparte este devocional
Deja tu comentario