Jueves 24 de Marzo de 2022 | Matutina para Adolescentes | Nace Fanny Crosby

Escuchar

Nace Fanny Crosby

“Cantad a Jehová un nuevo cántico, su alabanza desdeel extremo de la tierra” (Isaías 42:10, RVR 95).

¿Quién es el compositor más famoso que conoces? ¿Cuántas de sus canciones han llegado a la cima de las listas de éxitos?

El 24 de marzo de 1820, nació una conocida compositora de una generación pasada. Se llamaba Fanny Crosby, y hoy sigue siendo famosa entre los compositores cristianos. No comenzó a componer y escribir sino hasta los cuarenta años, pero vivió hasta los 95 y produjo más de 8.000 himnos. En muchas iglesias, unos cincuenta todavía se cantan como favoritos, incluyendo “A Dios sea la gloria”, “En Jesucristo, Mártir de paz” y “Comprado con sangre por Cristo”.

Se dice que componía la letra y la música de sus canciones completamente en su mente antes de dictarlas a otra persona. A veces, componía hasta doce himnos a la vez antes de que su secretaria los copiara. Se convirtió en una de las mujeres más famosas de los Estados Unidos durante su vida, codeándose con gente célebre, visitando a presidentes, generales y otros dignatarios. A menudo, era invitada a la Casa Blanca, e interpretó su himno “Salvo en los tiernos brazos” en el funeral del presidente Ulysses Grant.

Que Fanny llegara a ser en una compositora tan prolífica es asombroso, pero más aún es el hecho de que lo consiguiera a pesar de ser ciega. Perdió la vista cuando tenía solo seis semanas y la infección de un resfriado se extendió a sus ojos. Fanny nunca se amargó por ser ciega; y cuando tenía ocho años, escribió estos versos sobre su condición:

¡Oh, qué alma tan feliz soy aunque no pueda ver!

Estoy decidida a que en este mundo contenta estaré.

Cuántas bendiciones disfruto, que otras personas no ven.

¿Llorar y suspirar porque soy ciega? No puedo, y ¡no lo haré!

Esta es mi historia, esta es mi canción, durante todo el día alabaré a mi Salvador.

Una vez dijo: “Cuando llegue al cielo, el primer rostro que alegrará mi vista será el de mi Salvador”. ¡Vaya! Eso sí que es inspirador.

Comparte este devocional
Deja tu comentario