Jueves 30 de Diciembre de 2021 | Matutina para Menores | ¿A quién le llamaron Zafnat-panea?

¿A quién le llamaron Zafnat-panea?

“El faraón puso a José el nombre de Zafnat-panea, y le dio por mujer a Asenat, hija de Potifera, sacerdote de On. Así quedó José al frente de toda la tierra de Egipto” (Génesis 41:45).

Marca la respuesta correcta

  1. Al faraón.
  2. A Jacob.
  3. A José.

¿Conoces ese refrán que dice “no hay mal que por bien no venga”? 

Este refrán es muy antiguo, significa que de algo malo puede surgir algo muy bueno. Eso es precisamente lo que le pasó a José, al personaje bíblico que era hijo de Jacob y Raquel. Desde jovencito, a José empezaron a pasarle muchas cosas malas: perdió a su mamá, sus hermanos lo vendieron a unos mercaderes que se lo llevaron a Egipto y nunca más pudo volver a su casa. En Egipto, lo metieron en la cárcel porque la mujer de su amo, que se llamaba Potifar, lo acusó de haberse portado mal con ella. Y pasó varios años en la cárcel por una mentira.

Pero un día, el faraón tuvo un sueño que no sabía qué significaba y alguien se acordó de que José podía interpretar los sueños. De modo que el faraón mandó que sacaran a José de la cárcel para que interpretara su sueño. Así fue como el faraón nombró a José primer ministro de Egipto y le cambió el nombre por el de Zafnat-panea.

¿Sabes qué significa “Zafnat-panea”? Significa “el que revela secretos”.

Aunque le ocurrieron muchas cosas malas, Dios siempre estuvo con José y finalmente todas las cosas malas que le pasaron se convirtieron en bendiciones para él y para su familia.

Años después, sus hermanos vinieron a Egipto a pedirle comida, pues había mucha hambre en Canaán, y José pudo ayudarles porque había hecho reserva de alimentos en Egipto y era el primer ministro. ¡Qué gran cambio! José pasó de ser esclavo a ser primer ministro.

Si alguna vez te ocurre algo malo, recuerda que Dios siempre está a tu lado, como lo estuvo con José. Dios está al control de todo, confía en él, y en algún momento ese mal puede que se convierta en algo bueno para ti y para tu familia.

Haz un cómic de la historia de Zafnat-panea en tu Diario de Oración.

Comparte este devocional
Deja tu comentario