Lunes 02 de Mayo de 2022 | Matutina para Adolescentes | Stonewall Jackson es asesinado

Stonewall Jackson es asesinado

“Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte” (Proverbios 14:12, NVI).

¿Quién es la persona más aguantadora de la que has oído hablar? ¿Un luchador de lucha libre que pesa 155 kilos y puede golpear tu cuerpo hasta la próxima semana? ¿O qué tal alguien como J. J. Watt, de los Texans de Houston, que puede golpear tan fuerte que crees que tus antepasados probablemente lo sintieron?

Pues bien, por muy aguantadoras que sean esas personas, Thomas Jackson las vencería a todas. Fue apodado “Stonewall” Jackson durante la Guerra Civil estadounidense por su resistencia, y fue uno de los generales más exitosos porque entrenó a sus hombres para que se mantuvieran de pie como un muro de piedra cuando eran atacados. Jackson ganó tantas batallas de esta manera que se convirtió en un héroe en el Sur.

También era muy riguroso con las reglas. Una de las órdenes que daba a sus hombres era que un soldado no podía permitirse ser demasiado cuidadoso. “Si ves a un hombre que se acerca a ti en la batalla, no esperes a identificarlo como amigo o enemigo. Dispárale primero, antes de que él te dispare”.

Por desgracia, esa regla básica fue la que mató a Jackson. Uno de sus propios hombres hizo precisamente eso: en la batalla de Chancellorsville, el 2 de mayo de 1863, disparó al general Jackson y lo mató.

La Guerra Civil estadounidense se libró por muchos motivos. La esclavitud en los Estados Unidos fue una de las grandes cuestiones que se dirimieron, al igual que el derecho de los estados a elaborar sus propias leyes. Los estados del Sur querían ambas cosas. Jackson y sus soldados consideraron que el Sur tenía razón respecto al derecho de los estados a dictar sus propias leyes, incluso si eso significaba que se siguiera permitiendo la esclavitud.

Al final, sin embargo, el Sur perdió la guerra. La esclavitud es mala, y los estados tuvieron que renunciar a sus derechos sobre el asunto. No importaba que el general Jackson y sus hombres pensaran que el Sur tenía razón sobre la esclavitud, estaban equivocados. Y como resultado de la Guerra Civil, se perdieron 600.000 vidas.

A veces pensamos que nuestro camino es el correcto, y queremos ganar sin que nos importe el costo. Pero Salomón nos advierte que esta actitud no es sabia. No importa cuánta razón creamos que tenemos, si tomamos malas decisiones siempre tendremos que enfrentarnos a las consecuencias.

Comparte este devocional
Deja tu comentario