Martes 14 de Diciembre de 2021 | Matutina para Jóvenes | ¿Cómo agradecer?

Escuchar

¿Cómo agradecer?

“¿Qué puedo ofrecerle al Señor por todo lo que ha hecho a mi favor?” (Sal. 116:12, NTV).

Se han compuesto muchos himnos y canciones sobre la gratitud; esta actitud que no siempre tenemos tan presente y es tan necesaria.

Inmediatamente vienen a mi mente al menos cinco de los cantos con los que crecí. Hemos hablado de la fuerte asociación que se establece en el cerebro entre las palabras y las melodías, algo que en milisegundos puede reactivarse aunque se trate de canciones que no escuchamos hace años.

En mi familia nos reímos porque mi cuñado tiene la habilidad de pensar en una canción para casi cada frase que decimos. Es cierto que algunas personas tienen esa capacidad más desarrollada que otros, pero de todas formas te invito a que consideres cuál es la forma que más te sirve para recordar que debes ser agradecido.

¿A qué recurres cuando quieres alabar a Dios? ¿Piensas en las cosas que te da? ¿Piensas en las cosas de las que te ha salvado?

Hay gente que tiene cuadernos en los que anota motivos de gratitud bien puntuales. Al terminar el mes releen todo lo que escribieron y quedan sorprendidos por cuántas cosas dieron por sentadas y olvidaron agradecer, y a su vez cuántas cosas pequeñas y detallistas Dios tuvo en cuenta para bendecirlos.

Por otro lado, si no te explayas tanto escribiendo, puedes anotar palabras o dibujos asociados a esa bendición recibida y colocarlos en un frasco para verlos cada tanto y notar cómo se van acumulando.

Puedes enviar notas de voz a tus amigos para contarles tus motivos de gratitud y pedirles que te los recuerden cuando estés desanimado, puedes subrayar con un color determinado aquellos versículos que te hacen sentir agradecido, puedes hacer una ofrenda especial por algo que hayas recibido, o ayudar a alguien también. Que no haya límites para la creatividad ni para la gratitud. Tampoco pasemos por alto los buenos gestos de otras personas. Mucho puede cambiar en su día simplemente al decirles: “¡Gracias!” Es una de las formas más saludables y fáciles de validar al otro.

La gratitud debiera ser no solo una actitud esporádica, sino una forma de vida. Deberíamos pasar el día entero intentando responder con acciones a esta pregunta del título.

Como dice el himno, las voces de un millón de ángeles no alcanzarían para expresar nuestra gratitud por su sacrificio, por lo que somos y lo que seremos. ¡A Dios sea gloria! ¡Tanto hizo por nosotros!

Comparte este devocional
Deja tu comentario