Martes 17 de Mayo de 2022 | Matutina para Adolescentes | Ra II

Escuchar

Ra II

“¡Mirad a mí y sed salvos, todos los términos de la tierra, porque yo soy Dios, y no hay otro!” (Isaías 45:22, RVR 95).

¿Te has preguntado alguna vez cómo se cruzaban los océanos en la antigüedad? ¿Cómo llegaron a las islas de Hawái sus primeros habitantes?

¿De qué modo llegaron los habitantes originales de Australia a su nuevo hogar? ¿Cómo se transportaron los pueblos antiguos desde África hasta el Nuevo Mundo? ¿Navegaron en barcos largos y elegantes como los fenicios; o en embarcaciones con largas filas de remos como los romanos; o en navíos largos, anchos e inclinados con cabezas de monstruos en la proa como los vikingos?

En la década de 1930, el mundialmente conocido explorador y arqueólogo Thor Heyerdahl se propuso responder a estas preguntas. Observó claras similitudes entre los pueblos mediterráneos y las civilizaciones de América Central y del Sur, como la afición a construir pirámides, e hizo audaces afirmaciones sobre cómo los antiguos emigraron a nuevas tierras a través de vastas extensiones de océano.

En 1947, Heyerdahl puso a prueba su impopular teoría de que los primeros seres humanos que llegaron a la Polinesia habían navegado por el Océano Pacífico desde Perú en botes prehistóricas hechas de madera de balsa (árbol de América del Sur). Con la esperanza de demostrar que los escépticos estaban equivocados, construyó una embarcación de este tipo, la llamó Kon-Tiki, y completó con seguridad el viaje de 7.000 kilómetros en solo 101 días.

Pero ¿cómo llegaron los antiguos humanos al hemisferio occidental por primera vez? El 17 de mayo de 1970, Thor y una tripulación multinacional de siete personas zarparon para demostrar su teoría de que los antiguos viajeros cruzaron el vasto Océano Atlántico, no en embarcaciones comunes, sino en botes de caña hechos de papiro (planta acuática de Oriente, tipo junco ), como los que habían estado flotando en el río Nilo durante siglos. Los científicos contemporáneos se burlaron de esta teoría, argumentando que los juncos se anegarían tras menos de dos semanas en el mar.

Con la ayuda de constructores de barcos aimaras, fabricó una réplica de 12 metros de una antigua embarcación egipcia de papiro, la llamó Ra II, y llegó con éxito al hemisferio occidental cruzando la parte más ancha del océano Atlántico en 57 días.

Desde el principio de los tiempos, el pueblo de Dios ha ido a lugares lejanos para llevar el evangelio al mundo. Algunos caminaron y otros probablemente montaron en camellos o caballos. Sin duda, muchos viajaron barcos como los que construyó Thor Heyerdahl. Algún día en el cielo, cuando alguien pregunte cómo llegó el evangelio desde tu pueblo hasta los confines de la Tierra, ¿no te gustaría tener tu propia historia de viaje para contar?

Comparte este devocional
Deja tu comentario