Martes 22 de Noviembre de 2022 | Matutina para Adolescentes | El pirata Barbanegra

El pirata Barbanegra

“Muchos son los dolores de los malvados, pero el amor inagotable rodea a los que confían en el Señor. ¡Así que alégrense mucho en el Señor y estén contentos […] ustedes de corazón puro!” (Salmo 32:10, 11, NTV).

¿Quién crees que fue el pirata más famoso de la historia? ¿El capitán Kidd de La isla del tesoro? ¿Tal vez el Capitán Garfio de Peter Pan? Bueno, muchos historiadores dirían que Barbanegra [Blackbeard], porque fue el villano más notorio de todos. Nadie sabe realmente dónde nació, pero su carrera como pirata comenzó en 1713, cuando se unió a la tripulación del pirata Benjamin ­Hornigold, en el Caribe. Cuando Hornigold se retiró en 1717,

Edward Teach, como se llamaba realmente Barbanegra, asumió el mando de un barco mercante francés con 26 cañones, que habían capturado. Reequipó el barco con 40 cañones, lo rebautizó con el nombre de Queen Anne’s Revenge [La venganza de la reina Ana] y se lanzó a una legendaria ola de robos y asesinatos. El Queen Anne’s Revenge, con una tripulación de más de 200 marineros, se convirtió en el buque insignia de varios barcos piratas que recorrían alta mar. Barbanegra debe su nombre a su larga y oscura barba a la que, según algunos, prendía fuego durante las batallas para asustar a sus enemigos. El pirata infame y su tripulación eran conocidos por su crueldad mientras aterrorizaban las islas del Caribe. En poco tiempo, se convirtió en el criminal más buscado del hemisferio occidental.

En mayo de 1718, naufragaron dos de sus barcos, uno de ellos el Queen Anne’s Revenge. Con un solo barco a su cargo, Barbanegra navegó hasta Carolina del Norte y concertó una reunión con el gobernador Charles Eden, quien le perdonó en secreto, a cambio, por supuesto, de una buena parte de su botín robado. Los adinerados propietarios de plantaciones de la colonia de Virginia, al norte, se enteraron del acuerdo y pidieron a su gobernador, Alexander Spotswood, que enviara a la armada británica a capturar a Barbanegra. Fue un verdadero enfrentamiento y, en la sangrienta batalla que siguió, las fuerzas de Barbanegra fueron derrotadas. El pirata murió en las islas Outer Banks, frente a la costa de Carolina del Norte, el 22 de noviembre de 1718. La leyenda cuenta que ­Barbanegra resistió hasta el fin, atravesado por cinco balas de mosquete y cortado en tiras por veinte laceraciones de espada. Su carrera de cinco años como terrible saqueador de más de treinta barcos había terminado.

La historia de las aventuras de Barbanegra en alta mar parece emocionante –casi romántica, dirían algunos–; pero hoy no es más que una vieja historia. Lo cierto es que nadie puede realmente vivir una vida así y ser feliz. Dios nos ha rodeado con sus promesas de amor infalible. ¿Por qué no elegir vivir para él?

Comparte este devocional
Deja tu comentario