Martes 29 de Marzo de 2022 | Matutina para Jóvenes | Dios primero

Escuchar

Dios primero

«Por lo tanto, pongan toda su atención en el reino de los cielos y en hacer lo que es justo ante Dios, y recibirán también todas estas cosas». Mateo 6: 33

Con mucho esfuerzo él y su familia habían formado ese negocio y con él habían salido adelante hasta ese momento. Era un taller que confeccionaba prendas de vestir a gran escala para las grandes empresas de la región. Todos sus hijos y nueras trabajaban allí. Pero entonces la crisis económica llegó a su país y a su región, y esta situación afectó al negocio, que comenzó a debilitarse por falta de contratos.

Hablé con el dueño de la fabrica un sábado, antes de la predicación. Me contó que la producción había estado detenida durante varias semanas, pero que por unos momentos alcanzó a sentir alegría, pues alguien los había contactado para un trabajo bien grande que compensaría el tiempo perdido. Al reunirse con la persona para cerrar el trato se dio cuenta de que era un comerciante que trabajaba en la clandestinidad, vendiendo los uniformes para los diferentes grupos al margen de la ley. Consciente de la calidad del trabajo del hermano y entendiendo los riesgos, le ofrecían pagarle el triple por cada prenda.

—¿Qué hago, pastor? Mi familia dice que es una gran oportunidad.

Entonces le recordé las palabras del texto de hoy. Le dije cuando actuamos de manera justa Dios promete recompensarnos con creces. Cuando terminó el servicio de adoración aquella mañana, el hermano se acercó con su esposa, sus hijos y gran parte de su familia que trabajaban en el taller.

—Pastor, nos reunimos, pesamos la situación y creemos que es mejor mantenernos del lado de Dios, le daremos el primer lugar a él. No aceptaremos ese negocio y que Dios tenga misericordia de nosotros. Esperaremos en su promesa.

Así lo hicieron y no se arrepintieron. Una de las empresas petroleras de la región les dio un buen contrato para elaborar los uniformes de los empleados y aunque los precios no eran tan generosos, el volumen del contrato les permitiría ganar mucho más.

Apreciado joven, Dios espera fidelidad de cada uno de nosotros tanto en los asuntos pequeños como en los mayores. Hoy, al salir a trabajar, estudiar o realizar tus quehaceres, toma la decisión de honrar a @Dios. Él te dice hoy: « Yo honro a los que me honran» (1 Samuel 2: 30, RV95).

Comparte este devocional
Deja tu comentario

1 comentario
A %d blogueros les gusta esto: