Matutina para Adolescentes | Domingo 03 de Marzo de 2024 | Verdad x mentira

Verdad x mentira

«¡Con razón le pusieron por nombre Jacob!», dijo Esaú. «Ya van dos veces que me hace trampa» (Génesis 27: 36).

UN EQUIPO DE INVESTIGADORES COMPARÓ el esfuerzo cognitivo (de pensamiento, raciocinio) entre decir la verdad y mentir. Su conclusión es que las respuestas veraces prediminan en los adultos sanos, y que mentir requiere mayor esfuerzo cognitivo porque, para decir una mentira, la persona necesita inhibir la verdad.

Si alguna vez has cometido el error de mentir, probablemente estarás de acuerdo con los resultados de la investigación. Requiere más esfuerzo engañar que decir la verdad.

Jacob («su propio nombre significaba «engañador») sufrió en carne propia lo difícil que es engañar. Engañó a su padre y a su hermano para obtener la bendición de la primogenitura, pero sufrió terribles consecuencias a causa de su mentira. Tuvo que huir de su casa, no volver a su madre y saboreó su propio veneno, siendo engañado varias veces.

Pero DIOS NO ABANDONA A LOS ENGAÑADORES ARREPENTIDOS, Jacob quería una VIDA DIFERENTE. Ansioso por volver a encontrar a su hermano, al que había engañado, se aisló en un valle para pedir el perdón y la transformación de Dios. De repente, alguien se le acercó. Pensando que era un enemigo, Jacob comenzó a luchar desesperadamente por su vida. En medio de la batalla, se dió cuenta de que no estaba luchando contra un ser humano. En ese momento, reconociendo su necesidad, Jacob se aferró a Dios y pidió ser transformado.

Así como Dios escuchó a Jacob y cambió su vida e incluso su nombre (de Jacob a Israel), Dios quiere hacer lo mismo por ti. Nunca olvides que él puede TRANSFORMAR al peor engañador en un verdadero cristiano.

Hay un mensaje especial para ti:  Matutina para Adolescentes, Lunes 26 de Abril de 2021
Comparte este devocional
Deja tu comentario

1 comentario
  • Así con un esfuerzo extraordinario para mentir varias veces….su conciencia de Jacob .no lo dejaba descansar y estar en paz.. que es la máxima meta que Dios quiere que alcancemos.