Matutina para Adolescentes | Jueves 15 de Febrero de 2024 | Volando alto

Volando alto

«Hasta los jóvenes pueden cansarse y fatigarse, hasta los más fuertes llegan a caer, pero los que confían en el Señor tendrán siempre nuevas fuerzas y podrán volar como las águilas; podrán correr sin cansarse y caminar sin fatigarse» (Isaías 40: 30-31)

¿CUÁL ES EL FUTURO DE UN ADOLESCENTE DE LA CALLE? HUYENDO de las agresiones de su padre y de una vida de miseria, un joven brasileño llamado Luiz se fue a Sao Paulo. Tras muchas adversidades, se convirtió en un hombre de la calle durante tres años.

Aún en medio de las dificultades, Luiz confiaba en Dios. Soñaba con ir a la universidad, así que iba a las bibliotecas a leer y a estudiar. Y OCURRIÓ LO IMPOSIBLE: Luiz hizo no solo una sino dos carreras: Enfermería y Derecho.

El Dr. Luiz Cietto se convirtió en profesor de la UNICAMP, donde fundó el curso de enfermería y ayudó a fundar el Hospital de Clínicas. Fue profesor invitado de la Universidad de Columbia e hizo estudios postdoctorales en la USP y la Universidad de Bolonia (Italia). El Dr Cietto también inició la carrera de Derecho en la Universidad Adventista de Sao Paulo, donde obtuvo una licenciatura y una maestría en Teología.

El secreto para tener las fuerzas renovadas y levantarse después de una caída es esperar en el Señor. Suena extraño, pero es exactamente eso lo que necesitamos. NO SON NUESTRAS PROPIAS FUERZAS LAS QUE NOS HACEN VOLAR; tenemos que aprender a confiar en Dios.

Recuerda: esperar no es permanecer en la inactividad, sino trabajar manteniendo la certeza de que, incluso cuando caemos, Dios puede hacernos volar como las águilas.

No importa a qué dificultad te enfrentes hoy. No importa qué obstáculos te hagan tropezar o te impidan volar. Dios tiene el poder de renovar tus fuerzas y ponerte en lugares tan altos que parecen inimaginables.

Ora pidiendo a Dios que te enseñe a …

ESPERAR Y CONFIAR

Hay un mensaje especial para ti:  Matutina para Adolescentes | Domingo 04 de Febrero de 2024 | 100% protegidos
Comparte este devocional
Deja tu comentario