Matutina para Adultos | Lunes 06 de Noviembre de 2023 | “Cambiaré lo escabroso en llanura”

“Cambiaré lo escabroso en llanura”

“Los haré andar por sendas que no habían conocido. Delante de ellos cambiaré las tinieblas en luz y lo escabroso en llanura. Estas cosas les haré y no los desampararé” (Isaías 42:16).

Los abogados de Marilyn Mulero le aconsejaron aceptar el trato que le ofrecía la fiscalía y declararse culpable de haber cometido un doble asesinato en la ciudad de Chicago. Por lo que se conoce en el ambiente jurídico como “a confesión de parte, relevo de pruebas”, que consiste en confesar un delito exonerando así a la otra parte de presentar pruebas, Marilyn fue sentenciada a pena de muerte. Cuando se enteró de su caso en un periódico, el abogado Justin Brooks la contactó y, con la ayuda de cuatro jóvenes estudiantes de Derecho, decidieron tomar el caso.

Mientras investigaban lo que había ocurrido, el equipo de Brooks descubrió que los abogados de Marilyn no habían hecho bien su trabajo, que hubo testigos falsos y que la investigación policial había sido deficiente. Brooks apeló la decisión del jurado, se enfrentó a uno nuevo, luchó arduamente por la vida de Marilyn y, tras veinticinco largos años de lucha, ella fue liberada tras haberse demñostrado que era inocente. Marilyn pudo contar con un abogado que estuvo dispuesto a luchar por ella, que creyó en su inocencia, que no consideró rendirse como una opción viable, que siguió luchando hasta que ella quedó en libertad. Brooks no la desamparó.

Esta experiencia me recuerda dos pasajes del profeta Isaías:

“Los afligidos y necesitados buscan las aguas, pero no las encuentran; seca está de sed su lengua. Yo, Jehová, los oiré; yo, el Dios de Israel, no los desampararé” (Isa. 41:17).

“Guiaré a los ciegos por un camino que no conocían; los haré andar por sendas que no habían conocido. Delante de ellos cambiaré las tinieblas en luz y lo escabroso en llanura. Estas cosas les haré y no los desampararé” (Isa. 42:16).

Nuestro buen Dios está dispuesto a tomar el caso de los afligidos, de los necesitados, de los ciegos, esos casos que parecen perdidos, esas vidas que parecen irreparables, para proporcionarles la verdadera libertad.

Quizás estés pasando por un momento de la vida oscuro y escabroso. Te sientes sentenciado, sin esperanza de que la situación cambie, sin nadie que pueda venir y estar a tu lado. Pero hoy el Abogado celestial está listo para tomar tu caso y hacer que la experiencia escabrosa que ahora vives acabe siendo una inmensa llanura. Esto es lo que él hará, y no te desamparará.

Comparte este devocional
Deja tu comentario