Matutina para Adultos | Viernes 18 de Agosto de 2023 | “Eres ante mis ojos precioso”

“Eres ante mis ojos precioso”

“Porque te amo y eres ante mis ojos precioso y digno de honra. No temas, porque yo estoy contigo” (Isaías 43:4, 5, NVI).

Soy un hijo adulto, y cuando se publique este libro también seré el padre de una hija mayor de edad, a la que debo considerar una persona adulta. Sobre este tema de la relación entre hijos adultos y sus padres, leí un artículo de la doctora Michelle Maidenberg, basado en una investigación que realizó con cincuenta personas adultas, a las que les pidió lo siguiente: “Dígame una cosa que usted considere que sus padres deberían saber”.

La doctora Maidenberg compartió las respuestas en un artículo en forma de carta publicado en la revista Psychology Today (Psicología hoy). Entre las cosas que los adultos querían que sus padres supieran estaban estas: “Necesito tu aceptación y aprobación”. “Tus críticas me hacen sentir inseguro”. “Me decepciona mucho que me compares con los demás”. “Respeta mi individualidad y mi independencia, déjame encontrar mi propio camino”. “Necesito escuchar que me digas lo mucho que me amas; suponerlo no es suficiente”. Repito: estas son respuestas de adultos a sus padres adultos. Y aquí te dejo una más: “Quiero sentir que soy una prioridad en tu vida y que tu amor por mí es incondicional y duradero”.¹⁵³

Respecto a este último punto, nuestro Padre celestial declaró lo siguiente en este precioso poema: “Porque te amo y eres ante mis ojos precioso y digno de honra. No temas, porque yo estoy contigo” (Isa. 43:4, 5, NVI). Somos una prioridad para nuestro Padre, por eso somos “preciosos”. La palabra hebrea yakar hace referencia a lo que es valioso, respetado, lo que ha sido comprado a un alto precio. En 1 Samuel 18:30, la palabra significa “famoso”. Quizá pensemos: “A nosotros no nos conoce nadie, ¿de qué fama hablas?” ¡Somos famosos en el reino de los cielos, porque por todos los rincones del universo Dios proclama que somos sus hijos y que somos preciosos!

Si queremos un padre que nos haga saber que somos su prioridad, acudamos a nuestro Padre celestial. Y sabemos que somos su prioridad porque su amor por nosotros es incondicional y eterno: “El amor del Señor es eterno y siempre está con los que le temen; su justicia está con los hijos de sus hijos” (Sal. 103:17, NVI). Sin importar cuán adultos nos sintamos, Dios afirma que somos honrados, amados y preciosos; y quiere que lo sepamos.

153 Michelle P. Maidenberg, “What Adult Children Need Their Parents to Understand”, Psychology Today (septiembre-octubre de 2021), pp. 52, 53.

Hay un mensaje especial para ti:  Miércoles 02 de Febrero de 2022 | Matutina para Adultos | Un corazón limpio y recto
Comparte este devocional
Deja tu comentario