Matutina para Menores, Martes 01 de Junio de 2021

¿Qué personaje bíblico tenía una fuerza extraordinaria?

“Entonces ella le dijo a Sansón: ‘Por favor, dime de dónde te vienen tus fuerzas tan extraordinarias. ¿Hay algún modo de atarte sin que te puedas soltar?’ ” (Jueces 16:6).

Marca la respuesta correcta

  1. Daniel.
  2. Moisés.
  3. Sansón.

¿Sabes que tenemos más de seiscientos músculos en el cuerpo? 

Gracias a los músculos podemos movernos, sostener la cabeza, levantar peso, caminar, peinarnos, nadar, correr, saltar… Sin ellos no podríamos hacer nada, ni siquiera sonreír.

Tenemos músculos que movemos de forma voluntaria, es decir, nosotros decidimos cuándo usarlos; pero también tenemos otros músculos que se mueven sin que nosotros controlemos su movimiento, como el corazón.

Los músculos también nos ayudan a regular la temperatura de nuestro cuerpo, pues cuando los movemos producen calor, incluso sudor.

Los músculos están compuestos por miles de fibras entrelazadas, no se cansan nunca y siguen funcionando incluso cuando estamos durmiendo. Algunos de los músculos de nuestro cuerpo se llaman: trapecio, gemelo, bíceps, glúteo… pero hay uno que tiene un nombre muy largo: esternocleidomastoideo.

¿Qué largo verdad? Pues gracias al esternocleidomastoideo podemos flexionar la cabeza y girarla. De modo que cada vez que dices “sí” o “no” y mueves la cabeza, usas ese músculo con ese nombre tan largo: ester­­nocleidomastoideo.

Para mantener sanos tus músculos debes practicar deporte o hacer ejercicio físico, así tus músculos podrán estirarse y encogerse, y estar en forma.

¿Sabes qué personaje tenía unos músculos tan fuertes que venció a un león con sus manos? Dios le concedió mucha fuerza a Sansón para cumplir una gran misión. Sansón no fue obediente a Dios y eso le hizo infeliz. Hizo muchas hazañas increíbles, pero al final de su vida le pidió perdón a Dios por no haber utilizado su fuerza para lo que él se la había dado. Puedes leerlo en la Biblia, en el libro de Jueces, capítulos 14 al 16.

Dale hoy las gracias a Jesús en tu Diario de Oración por tus músculos.

Comparte este devocional
Deja tu comentario