Matutina para Menores, Martes 11 de Mayo de 2021

¿Quién es el Espíritu Santo?

“La tierra no tenía entonces ninguna forma; todo era un mar profundo cubierto de oscuridad, y el Espíritu de Dios se movía sobre el agua” (Génesis 1:2).

Marca la respuesta correcta

  1. El viento
  2. Dios.
  3. Un ser humano.

¿Recuerdas alguna historia de la Biblia que mencione al Espíritu Santo? 

El Espíritu Santo participó en la Creación de este mundo, junto a Dios Padre y a Dios Hijo. Al principio de la Biblia, en Génesis 1:2 dice: “La tierra no tenía entonces ninguna forma; todo era un mar profundo cubierto de oscuridad, y el Espíritu de Dios se movía sobre el agua”. 

Antes de ascender al cielo, después de resucitar, Jesús les prometió a sus discípulos que el Espíritu Santo estaría con ellos y les ayudaría a predicar las buenas nuevas de que Jesús vino a salvarnos: “Pero cuando el Espíritu Santo venga sobre ustedes, recibirán poder y saldrán a dar testimonio de mí, en Jerusalén, en toda la región de Judea y de Samaria, y hasta en las partes más lejanas de la tierra”, puedes leerlo en Hechos 1:8. 

Y la llegada del Espíritu Santo ocurrió en el Pentecostés, puedes leerlo en el libro de Hechos, capítulo 2.

Jesús dijo que el Espíritu Santo se parece al viento. No podemos verlo, pero sí podemos sentirlo. Los escritores de la Biblia lo sintieron y fueron inspirados por él. 

El Espíritu Santo ayudó a los discípulos a recordar las cosas que hizo y dijo Jesús. Del mismo modo, el Espíritu Santo también te ayuda a recordar lo que has estudiado para que hagas bien las tareas de la escuela y los exámenes. Te ayuda a elegir el bien en vez del mal. Te inspira para poder hablar a los demás de Jesús y muchas otras cosas más… 

El Espíritu Santo no es el viento, ni una fuerza, ni un ser humano; sino el mismo Dios. Seguro que lo has notado en alguna ocasión de tu vida, ¿por qué no recuerdas alguna hoy y le das las gracias en tu Diario de Oración?

Hay un mensaje especial para ti:  Jueves 24 de Febrero de 2022 | Matutina para Menores | Un extranjero compasivo
Comparte este devocional
Deja tu comentario