Matutina para Menores | Miércoles 29 de Mayo de 2024 | Casas de barro

Casas de barro

“En la casa de mi Padre hay muchos lugares donde vivir; si no fuera así, yo no les hubiera dicho que voy a prepararles un lugar” Juan 14:2.

Uno de mis mejores amigos se llama Al, y es constructor. Cuando quise añadirle una habitación a mi casa, lo llamé y hablamos de todo lo que yo quería. Luego preparó unos planos, y trajo trabajadores y materiales a mi casa para comenzar el trabajo. En poco tiempo, los trabajadores crearon exactamente lo que habíamos planeado juntos.

En el mundo de los insectos, la avispa del fango es conocida por ser una fantástica constructora. Probablemente hayas visto sus casas pegadas bajo los aleros de un edificio, porque como su casa está hecha de barro, se asegura de elegir una zona que se mantenga seca.

Durante los cálidos meses de verano, busca un estanque, un arroyo o una zanja húmeda al borde de la carretera y estate atento a las avispas negras o marrones con cinturas filiformes y patas amarillas. Las avispas arrancan un trozo de barro con sus duras mandíbulas y lo enrollan en una pequeña bola para irse volando a su lugar de construcción, donde empiezan a hacer una plataforma para su nido. Con sus patas y mandíbulas, los insectos forman anillos redondos con las bolas de barro y estos anillos se unen hasta formar un tubo de tierra de unos dos centímetros de longitud.

En este tubo, las avispas colocan arañas que han paralizado con el aguijón, y luego la avispa madre pone un huevo sobre la araña. Este plan garantiza que la avispa recién nacida tenga algo que comer. Se añaden otras arañas paralizadas y, una vez terminada esta tarea, la madre sella la abertura del tubo de tierra con una pequeña bola de barro.

Por muy cuidadosamente que se haya preparado y creado este hogar de barro con toda la comida incluida, no es nada comparado con lo que Jesús tiene pensado para nosotros en la Tierra Nueva, incluido un fantástico festín.

Dee

Hay un mensaje especial para ti:  Matutina para Menores | Sábado 13 de Abril de 2024 | ¿Sabes qué anfibio soy?
Comparte este devocional
Deja tu comentario