Miércoles 02 de Noviembre de 2022 | Matutina para Menores | Lealtad a toda prueba

Lealtad a toda prueba

“Tu Dios, a quien sirves con perseverancia, él te librará” (Daniel 6:16).

Daniel es una de las personas a las que anhelo conocer cuando lo vea en el cielo. Siempre ha sido una gran inspiración para mí. Amaba a Dios de todo corazón y su vida atestiguaba eso. ¡Tenía una lealtad incondicional, aun a riesgo de su propia vida! Seguramente sabes de memoria la historia de Daniel en un foso de leones hambrientos. Y muchas veces nos quedamos solo con esa imagen, pero no pensamos en las escenas previas, que tienen mucho que enseñarnos. ¿Las repasamos?

Daniel se ganó la confianza del rey de Media, Darío, no solo porque hacía su trabajo fielmente, sino además “porque había en él un espíritu superior” que lo hacía sobresalir del resto. Y eso al rey le infundía confianza, pero a los colegas, una terrible envidia. Y como envidiosos activos que eran, se pusieron a trabajar para sacar a Daniel del medio. ¡Pero no encontraban la forma! Daniel era honesto y dedicado en su trabajo.

¡No había manera de agarrarlo “in fraganti” en nada! Ah… pero surgió la terrible idea de entramparlo con algo que tuviese que ver con su religión. Ellos lo conocían, sabían de su costumbre inquebrantable de adorar a Dios tres veces al día con las ventanas abiertas. ¡Ahí está! El plan marchó sobre ruedas. Y el resto de la historia ya la conocemos.

Hay una frase que me encanta que le dijo el rey a Daniel antes de que lo echaran al foso. ¿Sabes a qué frase me refiero? Lee el versículo de hoy. Y luego, a la mañana siguiente, cuando fue a ver si Daniel seguía vivo, dijo la misma frase, pero como pregunta: “Daniel, siervo del Dios viviente, tu Dios, a quien sirves con perseverancia, ¿te ha podido librar de los leones?”

¿Será que tus amigos, tus profesores y tus parientes te conocen por tu lealtad a Dios? ¿Saben que hay un Dios al que continuamente sirves, porque se nota en tu forma de vivir? ¿Haces tu oración antes de comer cuando estás rodeado de amigos o parientes no creyentes? ¿Llevas tu material de culto y adoras a Dios al despertarte y antes de acostarte cuando estás en algún campamento o de vacaciones?

Recuerda: no necesitas estar en peligro de muerte para mostrar tu lealtad a Dios. Son estos pequeños detalles de adoración practicados continuamente los que marcan tu lealtad hacia él.

Gabriela

Comparte este devocional
Deja tu comentario