Miércoles 20 Abril de 2022 | Matutina para Adolescentes | El microscopio electrónico

Escuchar

El microscopio electrónico

“Engrandeced a Jehová conmigo y exaltemosa una su nombre” (Salmo 34:3, RVR 95).

¿Cuándo tiene una pestaña un grosor de cinco metros? Cuando se mira a través de un microscopio electrónico. Vladimir Zworykin, coinventor de la televisión, emigró a los Estados Unidos desde Rusia en 1919 y terminó trabajando para la RCA [Corporación Radial de América]. Como genio de la electrónica, se interesó por trabajar en el microscopio electrónico, un dispositivo que había sido inventado por el alemán Ernst Ruska a finales de la década de 1920. Zworykin lo mejoró enormemente y, en este día de 1940, hizo una demostración del primer modelo en los Estados Unidos. Nos dio la posibilidad de examinar objetos 100.000 veces más cerca de lo que podríamos apreciar a simple vista.

Al parecer, para observar objetos diminutos, la máquina tenía que ser gigantesca: el microscopio que Zworykin y su equipo de la RCA presentaron en Filadelfia medía tres metros de altura y pesaba media tonelada. Zworykin logró su objetivo de que el microscopio electrónico acercara los objetos más de lo que lo hacían los microscopios ópticos normales, que era “a penas” unas 2.000 veces. En lugar de utilizar lentes ópticas, como las gafas, el microscopio electrónico utiliza un campo eléctrico o una bobina magnética para enfocar un haz de electrones hacia el objeto examinado. Al mirar a través de este haz enfocado, el objeto se amplía enormemente.

Con un microscopio electrónico podemos observar las células vivas, llegar a encontrar una cura para el cáncer, determinar la composición genética de un cromosoma o simplemente asombrarnos explorando un mundo microscópico. En este mundo donde una pestaña es monstruosa, queda claro que Dios se tomó el tiempo de crear lo microscópico del mismo modo en que creó todo lo demás: con organización, contraste y belleza. Por lo visto, Dios dedicó mucho tiempo a formar, moldear, acomodar y colorear todo con minuciosidad; nada fue hecho apresuradamente con la idea de que solo quedara aceptable. Pensó tanto en nosotros que, al crear nuestro mundo, quizá se dijo: Mmm… un día, alguien desarrollará la capacidad de ver esta pequeña célula, así que voy a hacerla impresionantemente bella.

¡Qué Dios Creador tan asombroso tenemos! Y qué pena que la mayoría de las personas no lo vea ni lo aprecie. Podemos mostrar a nuestro impresionante Señor al mundo que nos rodea. ¿Cómo? Cuando nosotros, solo pequeños electrones comparados con él, nos enfoquemos en lo que él ha hecho por nosotros, en buscarlo sinceramente cada día, y en reunirnos para compartir su amor. Así, magnificamos su nombre para que todo el mundo lo vea y lo aprecie.

Comparte este devocional
Deja tu comentario