Sábado 10 de Diciembre de 2022 | Matutina para Adolescentes | Helicóptero de propulsión humana

Helicóptero de propulsión humana

“El Señor mismo, con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo. […] los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros, los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes pararecibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre conel Señor” (1 Tesalonicenses 4:16, 17, RVR 95).

El helicóptero es una de las máquinas más geniales jamás inventadas. A veces un poco imprevisible, pero genial. El 10 de diciembre de 1989, se elevó en el aire el primer helicóptero propulsado por fuerza humana. El vuelo duró aproximadamente siete segundos, y llegó a una altura de unos veinte centímetros por encima del suelo de un gimnasio. No parece mucho, pero fue un comienzo. Para una máquina que muchos habían imaginado desde la antigüedad, fue un verdadero avance. Este helicóptero lo desarrollaron los estudiantes de la Universidad Estatal Politécnica de California y lo llamaron Da Vinci 3, basándose en un modelo diseñado por Leonardo da Vinci unos quinientos años antes. Fabricado en epoxi grafito, madera y poliéster, el helicóptero tenía un rotor de 43 metros de largo, impulsado por hélices en cada extremo.

A lo largo de los años, los helicópteros han mejorado en eficiencia y tamaño. El mayor helicóptero jamás construido fue el Mil V-12, una enorme aeronave desarrollada en la Unión Soviética durante la década de 1960. El V-12 era un helicóptero bastante inusual, que tenía dos rotores montados uno al lado del otro en los extremos de un ala grande. El diámetro de cada rotor medía 35 metros. El helicóptero era tan enorme que la distancia entre el borde de un disco del rotor y el del otro era de casi 67 metros; una enver­ga­du­ra mayor que la de un Boeing 747.

Los helicópteros hacen muchas cosas útiles: controlan el tráfico, transportan personal médico de emergencia y llevan soldados en misiones militares. Los helicópteros que utilizamos hoy son mucho más eficientes que cualquier cosa ideada Da Vinci, pero el vuelo a motor de cualquier tipo sigue siendo bastante anticuado en comparación con lo que pueden hacer los ángeles. Y algún día todos volaremos con ellos. Pablo intenta explicarlo lo mejor que puede en 1 Tesalonicenses.

Cuando Jesús venga, dice Pablo, descenderá del cielo con un grito y llamará a todos los que duermen en las tumbas. Entonces, nos invitará a todos los que aún estamos vivos a reunirnos con él en el aire. ¡Esto es increíble! ¡Vamos a volar! Seremos “arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire”. Cuando Pablo lo dice así, es difícil esperar, ¿no?

Comparte este devocional
Deja tu comentario