Sábado 23 de Julio de 2022 | Matutina para Jóvenes | Hambre de piel

Hambre de piel

«Toda la gente procuraba tocarlo, porque poder salía de él y sanaba a todos». Lucas 6: 19, RV95

En la Biblia hay muchos personajes que fueron sensibles al toque de Dios, personajes que no solo recibieron el toque Divino, sino además dejaron que este penetrara en su vidas, se apropiaron de ese toque de Dios y respondieron con obediencia. Cuando Dios toca a alguien, pueden ocurrir muchas cosas. Lo cierto es que una persona a quien Dios toca no vuelve a ser la misma. El toque de Dios nos capacita para cumplir con la misión que él nos encomienda (Jeremías 1: 4), el toque de Dios nos limpia de nuestros pecados e impurezas (Isaías 6: 5).

A pesar de los beneficios del contacto físico, en muchos países las personas no se tocan lo suficiente. Por ejemplo, en un estudio realizado en la década de 1960, los investigadores observaron la interacción de amigos en diversas partes del mundo durante el mismo período. En Inglaterra no se tocaron ni una sola vez en una hora; en los Estados Unidos se tocaron dos veces; en Francia se tocaron 110 veces; y en Puerto Rico, 180 veces. Es posible que, desde la década de 1960 hayan cambiado las cosas. Bueno, después de 2020 estoy seguro de que nos tocamos muchísimo menos, incluso si eres de Puerto Rico (la pandemia del COVID-19 ha cambiado nuestro mundo).

Lo que sí es cierto es que nuestro bienestar y salud pueden mejorar mucho haciendo algo tan sencillo como aumentar el contacto físico con los demás. Uno de los males de este siglo y de la pandemia es la soledad, el aislamiento y la deshumanización. Muchas personas mueren, se suicidan, enloquecen, se entregan a las drogas, y se prostituyen por falta de aceptación y de afecto.

¿Qué podemos hacer tú y yo frente a esta situación? Creo que los cristianos hemos sido bendecidos, tocados por Dios para bendecir y para tocar a otros, a fin de que Dios pueda bendecir a un mundo que muere de falta de afecto, de amor, un mundo hambriento de piel. Hoy @Dios desea invitarte a marcar la diferencia, él te dice:

«Hoy te brindo la oportunidad de cambiar la vida de alguien por medio de tu toque, hazle sentir mi amor, mi bondad, mediante un toque de afecto. Incluso en un mundo marcado por el distanciamiento físico hoy puedes hacer la diferencia en la vida de alguien».

Comparte este devocional
Deja tu comentario

1 comentario
A %d blogueros les gusta esto: