Sábado 24 de Septiembre de 2022 | Matutina para Menores | No te rindas

Amber Neben

No te rindas

“El Señor mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas ni te desanimes” (Deuteronomio 31:8, NVI).

La sensación de aprender a andar en bicicleta sin las ruedas traseras de apoyo es como aprender a volar. Si tienes tu propia bicicleta sabes a qué me refiero. Por supuesto, cuando se aprende hay que estar preparado para varias caídas. Son esas caídas las que van dando seguridad y destreza.

Amber Neben fue hospitalizada a los cuatro años con una meningitis espinal. Los médicos no le dieron esperanza de vida y dijeron que, en el caso que sobreviviera, quedaría con secuelas cerebrales y pérdida de la audición. Algunos amigos de sus padres comenzaron a orar por ella, y Amber se recuperó de esa terrible enfermedad. Como consecuencia, empezaron a asistir a la iglesia y Amber aceptó a Jesús como su Salvador.

Ella creció y mostró amor por el deporte; llegó a ser una atleta. Sin embargo, siendo corredora enfrentó algunas fracturas que la obligaron a dejar el atletismo. Pero fue perseverante y paciente y decidió no rendirse: se desarrolló como ciclista.

Amber llegó a ser una profesional del ciclismo a nivel internacional. El año 2007 fue diagnosticada con un melanoma (cáncer de piel); sin embargo, perseveró y continuó luchando como deportista. Fue seleccionada para los Juegos Olímpicos de los años 2008 y 2012, a pesar de sufrir lesiones graves y accidentes.

Como puedes ver, la vida de Amber no ha sido fácil. Sin embargo, desde pequeña permaneció firme en su fe, confiando que Dios guiaba su vida y nunca la abandonaría. Ella era un testimonio de fe y perseverancia para los que la rodeaban. En una conferencia dijo lo siguiente: “Vive una vida que refleje a Cristo, caminando de una manera que honre a Dios. Los cristianos necesitan ver a cristianos que vivan la vida cristiana”.

Las personas que llegan a ser buenas en algo, como buenos músicos, ciclistas, atletas, artistas, o lo que sea, son personas que debieron perseverar a pesar de las caídas, el desánimo, la crítica de otros y muchos otros obs­táculos. Por lo tanto, no pierdas la paciencia. Sé perseverante como Amber, sabiendo que Jesús va contigo y te sostiene en todo momento.

Nina

Comparte este devocional
Deja tu comentario