Viernes 25 de Marzo de 2022 | Matutina para Adolescentes | Billy Sunday se convierte

Escuchar

Billy Sunday se convierte

“¿Y qué beneficio obtienes si ganas el mundo entero pero pierdes tu propia alma? ¿Hay algo que valga más que tu alma?” (Mateo 16:26, NTV).

Billy Sunday, un famoso jugador de béisbol, creció en la penuria y la pobreza. Cuando tenía doce años, él y su hermano mayor fueron enviados a vivir en el Orfanato del Soldado en Glenwood, Iowa. Pero Bill odiaba ese lugar y se escapó para trabajar como mozo de cuadra cuidando ponis Shetland.

Cuando, finalmente, tuvo la oportunidad de ir a la escuela, aprendió a jugar al béisbol. En aquella época, no era un gran bateador, pero podía correr como un rayo, lo que hacía que sus robos de bases fueran divertidos de ver. Entonces, un cazatalentos profesional vio jugar a Billy y lo fichó para los White Stockings de Chicago (ahora los Cubs de Chicago). Billy era tan rápido que fue declarado campeón de velocidad de la Liga Nacional. Jugó ocho años en tres equipos profesionales: los White Stockings de Chicago, los Alleghenys de Pittsburgh y los Phillies de Filadelfia.

En 1887, después de una noche de copas con sus compañeros de equipo, Billy asistió a un culto en la Misión Pacific Garden de Chicago, Illinois. Poco después, aceptó a Jesús como su Salvador y se convirtió en un cristiano “nacido de nuevo”. El 25 de marzo de 1890, dejó su carrera en el béisbol y pronto se hizo aun más famoso como evangelista.

Billy fue uno de los primeros grandes predicadores en hablar en un nuevo invento llamado “radio”. Además, aprovechó su experiencia en el béisbol, su lenguaje argumentativo y su personalidad extrovertida para convertirse en el evangelista más popular de su tiempo. Se estima que predicó su mensaje de “fuego y azufre” a millones de personas en sus campañas de evangelización en carpas, y convirtió a más de 300.000 almas.

No hace falta ser un evangelista oficial para ayudar a la gente a ver a Dios. Él no quiere un planeta lleno solo de evangelistas. Él también quiere atletas profesionales, profesores universitarios, plomeros, asistentes administrativos, políticos, conserjes y programadores de computadoras que muestren un interés sincero en el bienestar de la gente que los rodea. Si se lo permites, él puede usarte para animar a estas preciosas almas y llevarlas a Jesús.

Al igual que el caso de Billy Sunday, Dios tiene grandes planes para ti y te guiará por su Palabra, por el pensamiento y por la oración hacia la carrera en la que puedes hacer el mayor impacto para él.

Comparte este devocional
Deja tu comentario