Viernes 28 de Enero de 2022 | Matutina para Menores | Metamorfosis: de oruga a mariposa

Escuchar

Metamorfosis: de oruga a mariposa

“No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta” (Romanos 12:2, NVI).

Era un príncipe de su país, hombre rico y muy importante. Fue a las mejores escuelas y tenía talentos extraordinarios, pero sentía que su vida no estaba completa. Haciendo una investigación averiguó dónde podía hallar al Maestro que lo ayudaría a encontrar lo que buscaba.

Cuando cayó la noche, Nicodemo salió en secreto en busca de Jesús. Muy calladito llegó hasta donde él estaba y le dijo: “Maestro… nadie puede hacer los milagros que tú haces”, y Jesús le respondió: “Quien no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios”. ¿Qué cosa? ¿Me repite por favor? Usemos la ilustración de una de las creaciones más bellas de Dios: la mariposa. ¿Las has visto volar? ¡Cuántos colores y formas tienen! Pero la mariposa no empezó teniendo bellas alas ni lindas antenitas, y ¡ni siquiera podía volar! Era un gusano que se arrastraba por la tierra.

Para que la mariposa llegue a ser mariposa, tiene que pasar por una transformación muy rigurosa. A este proceso se le llama metamorfosis, que significa “cambio de forma o transformación”.

Esta transformación en cuatro etapas ¡me fascina! Primero, nace un huevito y sale una larva. Segundo, se convierte en una oruga y se arrastra por la tierra. Tercero, entra en un capullo llamado crisálida, y queda inmóvil. Cuarto, se libera de su caparazón, despliega sus coloridas alas al sol y vuela.

¡Qué maravillosa transformación! Cuando Jesús mencionó que había que “nacer de nuevo” se refería a la clase de transformación que experimentamos cuando lo invitamos a entrar a nuestro corazón. ¡La fe en Dios lo transforma todo! Transforma tus hábitos, tus costumbres, tus gustos. Eso quiere decir que si antes mentías ahora no lo harás más; si te enojabas por cualquier cosa, ahora serás gentil con los demás. Si te costaba obedecer, ahora con la ayuda de Dios serás un niño obediente.

Las mariposas nos ayudan a comprender de forma maravillosa lo que hace la fe de Dios en nosotros. ¿Qué eliges ser hoy? ¿Un gusano que se arrastra por la tierra o una hermosa mariposa que vuela?

Comparte este devocional
Deja tu comentario