Viernes 29 de Abril de 2022 | Matutina para Jóvenes | El ejército bajo tierra

Escuchar

El ejército bajo tierra

«Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene poder sobre estos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo y reinarán con él mil años». Apocalipsis 20: 6, RV95

En una oportunidad, visité la tumba del emperador Qin Shi Huang en Xian, China. Este emperador fue muy importante porque unificó todos los reinos que habían estado en constante estado de guerra y asumió el cargo de primer emperador, dando paso a la primera dinastía del Imperio chino, la Dinastía Qin.

El emperador Qin también fue el responsable de establecer un sistema uniforme de escritura a través del Imperio, puesto que cada tribu y región antes de la unificación tenía su propio lenguaje y sistema de escritura. Para proteger su Imperio, el emperador Qin inició la construcción de la Gran Muralla China, dando comienzo al proyecto que se convertiría en los 4,000 kilómetros de la famosa muralla que conocemos hoy en día.

Pero lo que me llamó poderosamente la atención fue la armada de guerreros de Terracota, que fue descubierta en 1974 por un grupo de agricultores que se encontraban excavando los campos. Es la colección de unos 8,000 soldados de tamaño real, construidos hace más de 2,000 años por el emperador Qin para que lo protegieran en el más allá. Enterrando estas estatuas se creía que el emperador seguiría teniendo tropas bajo su mando. El ejército de terracota fue enterrado en formación de batalla en tres fosos. Cientos de artesanos fueron llamados de todo el Imperio para construir el ejército que fue terminado antes de su muerte en el año 210 a.C. Cada soldado es una obra única, no hay dos estatuas iguales. Sus expresiones faciales, los peinados, la postura, los vestidos, todo es distinto.

Este emperador y muchos grandes personajes de la humanidad lucharon contra la muerte y buscaron de todas las formas alcanzar la inmortalidad. El texto de hoy nos sugiere que al final solo los santos de Dios recibirán el más preciado regalo que un ser humano pueda recibir: la resurrección y, por consiguiente, la inmortalidad.

Por eso, el mensaje de @Dios para ti hoy es: «No le temas a la muerte, ya mi Hijo alcanzó la victoria. Si te mantienes a mi lado, tendrás la resurrección garantizada».

Comparte este devocional
Deja tu comentario