Domingo 20 de Febrero de 2022 | Matutina para Adolescentes | Coche-avión

Coche-avión

“¡Todos seremos transformados! Sucederá en un instante, enun abrir y cerrar de ojos […]; nuestros cuerpos mortales deben ser transformados en cuerpos inmortales” (1 Corintios 15:51-53, NTV).

¿Qué tan bien puedes hacer varias cosas a la vez? ¿Puedes jugar al baloncesto y comer pastel al mismo tiempo? ¿Puedes hacer un examen de matemática mientras duermes? ¿Puedes conducir un coche un minuto y pilotear un avión al siguiente? El 20 de febrero de 1937, el Arrowbile, diseñado para ser mitad avión y mitad automóvil, salió del taller de Waldo Waterman, listo para las pruebas. Waldo era un ingeniero aeronáutico de Santa Mónica, California, Estados Unidos, con un don para el diseño creativo. Pensó que la mayoría de la gente no podía permitirse un avión y un auto; y ya que los coches eran cada vez más necesarios, ¿por qué no construir un coche que pudiera volar? Lo que se le ocurrió fue el Arrowbile, un pequeño coche-avión con alas que podían desmontarse en pocos minutos. El Arrowbile se fabricó con piezas estándar de automóvil. Tenía un motor Studebaker normal, para impulsar las ruedas en modo coche, y una hélice en modo avión. Un coche normal no avanzaba muy rápido en aquella época, pero el Arrowbile podía viajar a velocidades de hasta 190 kilómetros por hora en tierra o en aire. ¿Te imaginas eso? ¡Un coche que puede circular por la carretera y luego levantar vuelo! Es algo así como el coche acuático que se construyó para ir por tierra y por mar. Y hay aviones que pueden volar o planear sobre el agua utilizando pontones. Y, por supuesto, las películas nos muestran coches que pueden conducirse bajo el agua como los submarinos. Sin duda, en algún lugar hay un avión que puede funcionar como un submarino…

Cuando Jesús venga, se nos dará todo tipo de capacidades. En la mañana de la resurrección, estaremos equipados para realizar múltiples tareas y hacer todo tipo de cosas que no podemos hacer ahora, como volar sobre lagos resplandecientes y saltar sobre altas montañas en un solo paso. Esas son solo dos posibilidades, pero la Biblia dice que ni siquiera podemos imaginar la lista de cosas que seremos capaces de hacer. Cuando llegue ese día, Dios en verdad nos cambiará física y espiritualmente. El cuerpo que tenemos ahora, plagado de enfermedades y limitado en fuerzas, será transformado y pasará a ser una máquina sobrenatural y gloriosa, como Dios originalmente pretendía. Y, a diferencia de Waldo Waterman y su

Arrowbile, no le tomará meses planear, diseñar, construir y probarnos, mientras se rasca la cabeza y descifra cómo superar los inconvenientes en los planos. Él completará el proyecto en menos de un segundo, en un abrir y cerrar de ojos. Esa es la sabiduría y el poder de nuestro Dios.

Comparte este devocional
Deja tu comentario