Domingo 26 de Septiembre de 2021 | Matutina para Menores | ¿Cuál es el pecado imperdonable?

¿Cuál es el pecado imperdonable?

“Dios perdonará incluso a aquel que diga algo contra el Hijo del hombre; pero no perdonará a aquel que con sus palabras ofenda al Espíritu Santo” (Lucas 12:10).

Marca la respuesta correcta

  1. Rechazar a Jesús.
  2. Rechazar a Dios.
  3. Rechazar al Espíritu Santo.

¿Crees que hay algo que Jesús no pueda perdonar? 

¿Te has sentido alguna vez tan malo que crees que Jesús ya no te ama?

Pues tengo una buena noticia para ti: ¡Jesús te perdona siempre! Jesús te ama tanto que ha muerto en tu lugar para que tú puedas tener vida eterna.

No creas a quien te diga que eres malo y que él no te ama por eso. Jesús está deseando que hables con él por medio de la oración y le cuentes cómo te sientes. Cuando hagas eso, sabrás que él ya te ha perdonado y sentirás paz.

A Jesús no le gusta que estés triste ni que te sientas culpable, eso es lo que quiere Satanás. Así que cuando te sientas mal, en vez de alejarte, tienes que acercarte más aún a Jesús. Eso era lo que hacía el rey David cuando cometía algún error, y lo que hacían María Magdalena y muchos otros personajes bíblicos. 

Sin embargo, hay gente que en vez de acercarse a Dios se aleja de él y llega a rechazar a Jesús y su salvación. De eso se trata el llamado “pecado imperdonable”, de rechazar continuamente la voz del Espíritu Santo que nos invita a creer en Jesús.

¿Puede Jesús perdonar y salvar a quien no quiere? ¡Claro que no! Jesús no obliga a nadie a aceptarlo como su Salvador, porque nos creó librespara elegir si creemos en él o no, si aceptamos su salvación o no.

Así que nunca pienses que hay algo que Jesús no perdona, ¡él siempre perdona! Pero depende de ti si quieres o no ser perdonado. Él no te puede obligar a hacer algo que no quieres.

Jesús está deseando que hables con él porque él te ama hasta el infinito y más allá. Piensa en alguna cosa que hayas hecho mal y que quieras que Jesús borre y te perdone. Acércate a él en oración y cuéntaselo. Escríbelo en tu Diario de Oración.

Comparte este devocional
Deja tu comentario