Jueves 05 de Mayo de 2022 | Matutina para Adolescentes | Una bomba japonesa mata a seis personas en suelo americano

Escuchar

Una bomba japonesa mata a seis personas en suelo americano

“Los malvados se derrumban y dejan de existir, pero loshijos de los justos permanecen” (Proverbios 12:7, NVI).

Estás jugando con tus amigos en el bosque detrás de tu casa. Tal vez sea a las escondidas, o a asaltar la casa del árbol. Y para hacerlo aun mejor, uno de los niños ha traído unas galletas de chocolate. La mañana no puede ser mejor. Entonces, mientras te escabulles por la parte trasera de unos arbustos para escalar el muro y capturar el fuerte de la casa del árbol tú solo, descubres algo entre los arbustos que parece un globo gigantesco con un tubo largo y estrecho. Llamas a los demás niños para que lo miren y deciden arrastrarlo a casa para poder verlo mejor. Y es entonces cuando ocurre. ¡Kaboom! Todos se mueren.

¿Suena inverosímil? Realmente sucedió así en un lugar llamado Lakeview, Oregón, el 5 de mayo de 1945. La Segunda Guerra Mundial casi había terminado, pero no del todo. Una mujer, junto con cinco niños del vecindario, descubrió un globo japonés en el bosque cerca de su casa. Desgraciadamente, cuando intentaron arrastrarlo hasta la casa, explotó y los mató a todos. El globo formaba parte de una estrategia de bombardeo militar japonesa para atacar a los Estados Unidos. Unos 6.000 globos con bombas adentro fueron lanzados desde Japón para cruzar el Océano Pacífico y aterrizar en los Estados Unidos, pero ninguno de ellos alcanzó objetivos urbanos. Esta fue la única muerte de estadounidenses registrada que ocurrió en suelo americano durante la Segunda Guerra Mundial. Cuatro años después, el Congreso concedió al marido de la mujer 5.000 dólares como compensación por la muerte de su esposa, Elsie. En cuanto a los niños fallecidos, los padres de Edward, los de Jay, los de Sherman, y los de Ethel y Richard recibieron 3.000 dólares cada uno.

La Segunda Guerra Mundial fue una época dura en la que los malos realmente querían ganar. Japón, Italia y Alemania se habían propuesto dominar al mundo, y parecía que no se detendrían ante nada para conseguirlo. Por supuesto, perdieron, tal y como la Biblia predijo. Según Daniel, después de Roma, ningún imperio volverá a gobernar el mundo entero. Los malvados del gobierno imperial de Japón desaparecieron. La Gestapo nazi y su máquina de matar desaparecieron.

Son muchos países están de pie, libres y contando con la bendición de Dios; gracias a esto, podemos cumplir con el llamado que nos hace el Señor para llevar el mensaje del evangelio a todas partes. ¿Quieres ayudar?

Comparte este devocional
Deja tu comentario