Jueves 15 de Diciembre de 2022 | Matutina para Menores | Betsie ten Boom

Representación de Corrie y Betsie leyendo las escrituras

Betsie ten Boom

“Dad gracias en todo” (1 Tesalonicenses 5:18).

Quizá ya has escuchado algo acerca de la Segunda Guerra Mundial. Fue un período muy triste de la historia de nuestro mundo, en el cual millones de personas murieron. Un grupo de personas que fueron perseguidas y sufrieron mucho fueron los judíos. Pero siempre hubo personas como Corrie y Betsie ten Boom, dispuestas a hacer el bien. Corrie y Betsie eran holandesas, hijas de un relojero cristiano. Cuando la situación fue insostenible para los judíos, Casper ten Boom y sus hijas hicieron lo impensable: desafiaron al Gobierno albergando judíos en su casa. Por supuesto, lo hicieron ocultamente, pero el secreto se supo, y la familia fue apresada.

Las hermanas Corrie y Betsie fueron a dar a Ravensbruck, uno de los campos de trabajos forzados más crueles de Europa. Aun en medio de abusos físicos, hambre y frío, Betsie en especial siempre mantenía una sonrisa y un espíritu agradecido, que levantaba el espíritu de sus cansadas compañeras.

En esos campos de trabajos, las mujeres vivían juntas en grandes dormitorios llamados barracas. Un día, las mujeres descubrieron pulgas en su barraca; no una, sino cientos y miles. Betsie, siempre dulce, agradeció fervorosamente a Dios por las pulgas. Mientras Corrie trataba de entender la lógica de su hermana, recordó nuestro versículo de hoy: “Dad gracias en todo”. ¿En todo? En todo. Incluso por las pulgas… Y así lo hicieron, aunque al principio fue difícil.

Poco a poco, las hermanas comenzaron a predicar a otras mujeres entristecidas y descorazonadas, llevando algo de luz en esa tremenda situación. Tenían bastante libertad, lo que les sorprendía. Al tiempo entendieron por qué tenían la libertad de tener reuniones espirituales, y por qué no recibían inspecciones y control en su barraca. ¿Puedes adivinarlo? ¡Sí, gracias a las pulgas!

Hay una cita que durante toda mi vida me ha animado y ayudado a ser agradecida, aun en situaciones difíciles. Espero también te ayude a ti hoy. “Dios nunca conduce a sus hijos de otra manera que la que ellos elegirían si pudiesen ver el fin desde el principio, y discernir la gloria del propósito que están cumpliendo como colaboradores suyos” (DTG 197). No importa en qué situación estés, anima tu corazón sabiendo que tú elegirías lo que Dios permite en tu vida. Agradécele el estar al control de tu camino hoy.

Cinthya

Comparte este devocional
Deja tu comentario