Jueves 20 de Enero de 2022 | Matutina para Adolescentes | Un barco de remos transatlántico

Escuchar

Un barco de remos transatlántico

“Todo lo que esté a tu alcance, hazlo con todas tus fuerzas” (Eclesiastés 9:10, BLP).

¿Considerarías hacer un viaje en barco a través del Océano Atlántico? John Fairfax lo hizo en un bote de remos de 6,5 metros de eslora. ¡Un bote de remos! ¡Vaya! ¿Te imaginas eso? Debe de haber requerido mucha determinación y una tonelada de energía.

Hay gente que ha cruzado el Atlántico en avión, algunos incluso en solitario, y eso es asombroso, ya que cualquier cosa puede salir mal cuando se vuela sobre aguas aparentemente interminables y sin pistas de aterrizaje. Algunos han hecho el viaje en un velero, y eso sería un verdadero desafío, sin nada más que el viento para mantener el barco en la dirección correcta. Pero ¡un bote de remos! Eso sería muy difícil, y John lo hizo todo por sí mismo, ¡usando solo sus dos brazos!

El 20 de enero de 1969, John salió de las Islas Canarias, cerca de Marruecos, en la costa de África Occidental. Desde allí, remó hasta las Islas de Cabo Verde y luego cruzó el Océano Atlántico para, al final, desembarcar en Hollywood, Florida. Sorprendentemente, el viaje le llevó solo 180 días. Eso supone una media de unos 35 kilómetros al día, ya que la distancia total fue de más de 6.400 kilómetros. Ahora bien, no hay mucho que hacer mientras se está en el mar en un bote de remos. Además de comer, que podía hacerlo mientras remaba, John tenía que dormir; así que podía remar entre 14 y 16 horas por día.

El hombre más sabio de la tierra, el rey Salomón, dijo que debemos dar lo mejor de nosotros en todo. “Todo lo que esté a tu alcance, hazlo con todas tus fuerzas”. ¿Por qué no aplicar eso a todo? Da lo mejor de ti en la escuela y en el trabajo. Da lo mejor de ti en el equipo de baloncesto, de fútbol o de vóley. Haz lo mejor que puedas para ayudar con las tareas de tu casa. Haz lo mejor que puedas para que tus padres se sientan orgullosos de ti. Da lo mejor de ti como líder juvenil en tu iglesia. Haz lo mejor que puedas practicando el piano, manteniendo tu bicicleta en buenas condiciones o arreglando ese viejo coche que está en la entrada.

La vida es como remar a través del Atlántico, y la única manera de tener éxito es encararla con todas tus fuerzas. Cuando te duelan los músculos del brazo, sigue remando con todas tus fuerzas. Cuando el sol despiadado te golpee y te queme los hombros, sigue remando con todas tus fuerzas. Cuando parezca que no avanzas, sigue remando con todas tus fuerzas. Salomón dice que debemos emprender nuestras tareas con toda la energía que tengamos y cumplir con todo para la gloria de Dios.

Comparte este devocional
Deja tu comentario

1 comentario
A %d blogueros les gusta esto: