Lunes 01 de Agosto de 2022 | Matutina para Adolescentes | El desayuno del señor Perky

El desayuno del señor Perky

“Entonces Dios dijo: ‘¡Miren! Les he dado todas las plantas consemilla que hay sobre la tierra y todos los árboles frutales para que les sirvan de alimento’ ” (Génesis 1:29, NTV).

¿Qué se obtiene cuando se cruza una trituradora de papel con un producto agrícola? Trigo triturado.

Está bien. Es una tontería, ya sé. Pero, el trigo rallado es un poco patético. No chasquea, ni cruje, ni estalla. No está recubierto de caramelo. No brilla en la oscuridad ni lleva el nombre de un monstruo. A diferencia del 60 % de los cien cereales para el desayuno examinados en una encuesta, una ración de trigo rallado no tiene tanta azúcar como una dona de mermelada. De hecho, no tiene nada de azúcar. Simplemente, descansa en el plato con su proteína natural, esperando leche, listo para empezar el día. ¿El nombre de su inventor? Señor Perky [señor Alegre]. (¡No es broma!)

A principios de la década de 1890, Henry Perky, que tenía problemas de estómago, vio a un hombre comiendo un tazón de trigo hervido con crema. Desde entonces, no pudo quitarse esa combinación de la cabeza. Con la idea de un producto hecho con trigo hervido, se acercó a su amigo William Ford, que era maquinista. Juntos desarrollaron una máquina para fabricar lo que Perky llamaba “pequeños colchones de trigo integral” y, el 1º de agosto de 1893, obtuvo la patente de la idea. Ahora es cuando la cosa se pone confusa. Perky quería fabricar y vender las máquinas que hacían el alimento, así que empezó a repartir los “colchoncitos”, esperando que las personas quisieran comprar la máquina para poder hacerlos ellas mismas. En cambio, la gente quería el cereal hecho. Unos años más tarde, Perky se trasladó a Boston y abrió su primera panadería, en la que fabricaba lo que ya para entonces se llamaba “trigo rallado”.

Perky tenía firmes convicciones sobre la alimentación. John Harvey ­Ke­llogg y Charles Post son mucho más conocidos por su invención de los cereales secos, pero Perky fue el primer pionero de los alimentos instantáneos para el desayuno y fue el primero en producir cantidades masivas de cereales secos listos para consumir. En 1898, el trigo rallado ya se vendía en toda América y en Europa.

Hoy en día, el trigo rallado se comercializa como un producto sencillo y honesto, y como uno de los alimentos más saludables de entre los cereales. Eso lo convierte en cualquier cosa menos en un producto aburrido. Dios quiere que tú y yo comamos sano porque nuestros cuerpos son su templo. ¿Y sabes qué? El trigo rallado es una buena manera de empezar.

Comparte este devocional
Deja tu comentario